Los cigarrillos electrónicos sí ayudan a dejar de fumar

Actualizado:

¿Pueden los cigarrillos electrónicos ser útiles para dejar el tabaco? Sí pero… Según una revisión publicada en Cochrane Library los cigarrillos electrónicos son una ayuda para dejar de fumar y reducir el consumo de tabaco. El informe Cochrane se basa en dos ensayos aleatorios y ha visto que la nicotina que contienen los cigarrillos electrónicos facilita mejor el abandono del hábito que el uso de cigarrillos electrónicos sin nicotina; no obstante, advierte, los resultados deben ser confirmados.

El tabaquismo es un importante problema de salud pública. A pesar de que muchos fumadores desean dejar de fumar, muy pocos lo logran a largo plazo. Una de las estrategias más utilizadas para controlar la adicción se basa en la terapia con parches y chicles de nicotina. A esta estrategia se han sumado los cigarrillos electrónicos. A diferencia chicles y parches, proporcionan a los fumadores la sensación de fumar y ayudan a recrear sensaciones similares sin exponerlos al humo de los cigarrillos convencionales. Y aunque son utilizados por muchos personas, poco se sabe acerca de su eficacia en el control del hábito y sobre sus efectos a largo plazo.

Los autores de este informe, dos equipos de investigadores del Reino Unido y Nueva Zelanda, han analizado los datos de dos ensayos aleatorios con datos de 662 fumadores. En concreto evaluaron los efectos de los cigarrillos electrónicos en las tasas de abandono y el número de personas que fueron capaces de reducir el número de cigarrillos al menos en un 50%, pero también los efectos adversos asociados a su uso.

Muestra reducida

Los resultados mostraron que sí existían efectos beneficiosos relacionados con el uso de los cigarrillos electrónicos, aunque los datos eran limitados debido al pequeño número de ensayos y de la muestra. En cualquier caso, el estudio mostró que alrededor del 9% de los fumadores que usaron cigarrillos electrónicos fue capaz de dejar de fumar al cabo de 1 año. Cuando los investigadores analizaron los datos sobre la reducción en el consumo de cigarrillos en los que no habían dejado de fumar, vieron que el 36% de los usuarios de cigarrillos electrónicos redujo a la mitad el número de cigarrillos. Solo uno de los ensayos analizó los efectos de los cigarrillos electrónicos en comparación con los parches, y los resultados mostraron un efecto similar. Los investigadores no observaron efectos adversos graves a medio plazo.

«Aunque nuestra confianza sobre los efectos de los cigarrillos electrónicos como intervenciones para dejar de fumar es limitada por el pequeño número de ensayos, los resultados son alentadores. Ambos ensayos usaron cigarrillos electrónicos con bajo suministro de nicotina y es probable que los productos más recientes sean más eficaces ya que la investigación anterior sugiere que una mayor dispensación y más rápida de nicotina facilita los efectos del tratamiento. Algunos estudios en curso ayudarán a responder a la pregunta con más detalle», señala el autor del análisis, Peter Hajek, de la Universidad Queen Mary de Londres.

Y otro de los autores, Jamie Hartmann-Boyce, de la Universidad de Oxford, subraya que ninguno de los estudios ha encontrado que los fumadores que usaron cigarrillos electrónicos a corto plazo (2 años o menos) tenían una aumento en el riesgo para la salud en comparación con los fumadores que no utilizaron los cigarrillos electrónicos.