FOTOLIA

Las preclampsia durante el embarazo se asocia a un mayor riesgo de autismo

Según una investigación, los niños con trastorno de espectro autista tenían el doble de probabilidades de que sus madres hubieran tenido complicaciones en la gestación

Actualizado:

La preclampsia podría ser un nuevo factor de riesgo para el trastorno del espectro autista. Lo asegura una investigación publicada en «Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine» que ha visto que los niños con este trastorno analizados en su estudio tenían más del doble de probabilidades de haber estado expuestos a preeclampsia, y que la probabilidad de un diagnóstico de autismo era mayor si la madre experimentaba una enfermedad más grave.

Las mujeres con preeclampsia experimentan hipertensión durante la segunda mitad de su embarazo y pueden ver incrementados sus niveles de proteína en la orina. La preeclampsia se puede convertir en eclampsia, una condición potencialmente mortal en la que se pueden producir convulsiones.

Los investigadores del Instituto MIND de la Universidad de California-Davis (EE.UU.) han estudiado a más de 1.000 niños, de entre dos y tres años de edad. Los expertos han visto que había una asociación significativa entre la preeclampsia y el trastornos por espectro autista. «Además hemos visto una relación entre la preeclampsia grave y el retraso en el desarrollo», asegura Cheryl Walker, autora principal del estudio.

Algunos estudios han valorado el papel de la preeclampsia como un factor de riesgo para el autismo, pero sin alcanzar resultados consistentes. Ahora, el presente estudio proporciona una base poblacional robusta y de estudio de caso-control de la asociación entre el autismo y la preeclampsia y si el riesgo se asociaba con la gravedad de preeclampsia.

Problemas de desarrollo

La investigación se llevó a cabo en más de 500 niños diagnosticados con autismo, casi 200 diagnosticados con retraso en el desarrollo y 350 niños con desarrolla normalmente. Todas las madres habían confirmado el diagnóstico de preeclampsia.

Los resultados mostraron que las madres de niños con diagnóstico de autismo tenían más del doble de probabilidades de que sus madres hubieran tenido embarazos complicados con preeclampsia. De hecho, los investigadores vieron que las madres de niños con autismo y niños con retraso en el desarrollo también eran significativamente más propensas a haber tenido insuficiencia placentaria, preeclampsia grave o ambas situaciones, en comparación con las madres de los niños que se estaban desarrollando normalmente. Los niños con autismo de madres con preeclampsia también tenían más probabilidades de tener un funcionamiento cognitivamente inferior.

El trabajo también encontró una correlación entre la preeclampsia y el retraso en el desarrollo sin autismo, sobre todo en aquellos casos que involucran la insuficiencia placentaria.

Mecanismos

Según Walker, existen varios mecanismos por los que la preeclampsia puede afectar el desarrollo del cerebro: para el feto, las limitaciones en la disponibilidad de nutrientes y el oxígeno causan estrés oxidativo progresivo que impulsa la liberación de proteínas en el torrente sanguíneo materno en un esfuerzo para mejorar la circulación.

En su opinión, el estudio aporta evidencias que apoyan los esfuerzos para reducir la preeclampsia y disminuir la gravedad con el fin de mejorar los resultados neonatales.