Los expertos aconsejan a las madres a controlar su peso
Los expertos aconsejan a las madres a controlar su peso - FOTOLIA

Hallan una relación entre la obesidad en el embarazo y anomalías congénitas renales

Los hijos de esta mujeres tienen más probabilidades de malformaciones de los riñones y de las vías urinarias

Actualizado:

Que la salud de la madre influye en el desarrollo de su hijo es algo que se sabe desde hace tiempo. Son muchas las recomendaciones que se hacen a una mujer embarazada; no fumar, llevar una vida sana, no beber alcohol. Hasta ahora se sabía que la obesidad o el sobrepeso materno aumentaba el riesgo de parto prematuro, preeclampsia o hipertensión, y también el de obesidad del futuro niño y ahora, de acuerdo con un trabajo que se presentará en la Semana del Riñón ASN 2014, en EE.UU., la obesidad durante el embarazo puede incrementar el riesgo de que sus hijos nazcan con anomalías congénitas del riñón y en el tracto urinario.

Las anomalías congénitas de los riñones y de las vías urinarias se diagnostican hasta en un 1% de los embarazos y representan el 20% y el 30% de las anomalías prenatales. Debido a que la obesidad materna se ha relacionado con malformaciones congénitas en los hijos, los investigadores dirigidos por Ian Macumber, del Hospital Infantil de Seattle (EE.UU.) han analizado ver si el peso corporal podría tener un impacto en estas anomalías.

Salúd pública

En total los investigadores han analizado los datos de 3.221 casos. En comparación con las madres sin obesidad, las que dieron a dan a luz a bebés con anomalías congénitas de los riñones y de tracto urinario eran 1,3 veces más propensas a ser obesas. Los investigadores encontraron una tendencia significativa entre la probabilidad de anomalías congénitas de los riñones y de las vías urinarias en niños y el mayor peso corporal. Ahora bien, el sobrepeso no estaba vinculado con anomalías congénitas de los riñones y de las vías urinarias en los niños.

«Nuestros resultados se suman a la importancia que tiene la obesidad en términos de salud pública, sobre todo tendiendo en cuenta que es un factor de riesgo modificable », asegura Macumber. «Los datos, además, complementan la información ya existentes sobre la asociación entre la obesidad y las anomalías congénitas y ponen de relieve la relevancia de una investigación futura para aclarar los mecanismos de estas asociaciones».