Es Noticia
ABC
Salud
Hon Lik, el inventor del cigarrillo electrónico - AFP

La nicotina de los e-cigarrillos puede facilitar la adicción a otras drogas

Actualizado:

Da igual de donde provenga, la nicotina puede ser la ‘puerta de entrada’ al consumo de drogas más duras, como la marihuana o la cocaína. Lo dicen Denise y Eric Kandel en un trabajo que se publica en «The New England Journal of Medicine», en el que se advierte que los cigarrillos electrónicos o e-cigarrillos, al igual que los convencionales, puede actuar como una «droga de entrada», es decir, algo así como una especie de sustancia que disminuye el umbral para hacerse adicto a a otras, como la marihuana y la cocaína. «A pesar de que los cigarrillos electrónicos eliminan algunos de los efectos negativos sobre la salud asociados al consumo de tabaco combustible, no son más que dispositivos que suministran nicotina al organismo», reconoce la profesora de la Universidad de Columbia (EE.UU.) Denise B. Kandel.

Eric R. Kandel, Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 2000 por sus descubrimientos relacionados con las bases moleculares de la memoria, lleva años trabajando en los mecanismos de recompensa y ya ha demostrado como, en los ratones que son expuestos a la nicotina, ésta altera el cerebro bioquímicamente e induce la activación de un gen relacionado con el sistema de recompensa: como resultado, explica Eric Kandel, la nicotina prepara la posterior respuesta a la cocaína, y proporciona una base molecular para que la nicotina actúe una droga de entrada para la cocaína. Y en 2004 Denise Kandel demostró que algo similar ocurre en el cerebro humano. Sus trabajos vieron una mayor la tasa de dependencia de la cocaína entre aquellos usuarios que iniciaron su consumo después de haber fumado cigarrillos. «Un fármaco altera los circuitos del cerebro de manera que mejora los efectos de un fármaco posterior»., explica Erik.

Consumo en jóvenes

El problema se complica con la llegada de los cigarrillos electrónicos. Diseñados en un principio como una herramienta para reducir el uso de los cigarrillos convencionales y limitar así los efectos nocivos del tabaco, su popularidad ha obligado a los expertos en salud pública a tomar medidas, especialmente entre los más jóvenes, debido a que son meros dispositivos que suministran nicotina. «Los cigarrillos electrónicos tienen los mismos efectos fisiológicos en el cerebro y pueden causar el mismo riesgo de adicción a otras drogas como lo hace el tabaco, sobre todo en la adolescencia, un período crítico del desarrollo del cerebro. Todavía no sabemos si los cigarrillos electrónicos resultarán ser una puerta de entrada al consumo de los cigarrillos convencionales y a otras drogas, pero es ciertmente una posibilidad –señala Erik Kandel-. No debemos olvidar que la nicotina actúa como una droga de entrada en el cerebro, y es más que probable que dicho efecto ocurra si la exposición proviene de fumar cigarrillos, del humo de tabaco pasivo o de los e-cigarrillos».

Los estudios demuestran que el usuario típico del e-cigarrillo es un fumador a largo plazo que ha sido incapaz de dejar de fumar. Sin embargo, los últimos informes señalan que su uso está aumentando de forma exponencial en los adolescentes y adultos jóvenes. De hecho la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un reciente informe ha solicitado a los minoristas que no se vendan estos dispositivos a menores y que se limite o prohíba (en algunos casos) la exposición visual de las máquinas expendedoras, además de pedir que se prohíba su uso en espacios públicos cerrados por riesgo para la salud del «vapor de segunda mano».

Los Kandel advierten que los efectos que se han visto en ratones adultos son aún más fuertes en los animales adolescentes. Según Eric Kandel, «si los cigarrillos electrónicos pueden ser una puerta de entrada al tabaco y otras drogas, debemos hacer todo lo posible para proteger a los jóvenes de los efectos nocivos de la nicotina y de los riesgos de progresión a drogas ilícitas».

Marihuana

Para Jeffrey Lieberman, director del Instituto Psiquiátrico del Estado de Nueva York, la aparición de estos nuevos productos recreacionales como los e-cigarrillos o la legalización marihuana puede tener consecuencias adversas de los que no somos plenamente conscientes. «Los resultados de los Kandel muestran las posibles consecuencias».

En este sentido, Denise señala que la reciente legalización de la marihuana en algunos estados de EE.UU. -Colorado y Washington- ha reavivado el debate sobre si la marihuana es una droga de entrada. «Sin embargo, los defensores y los opositores de la legalización han pasado por alto el papel de la nicotina como puerta de entrada de drogas más duras».

Conviene saber...

Outbrain