Confirman que la depresión es un factor de riesgo para la demencia

Los expertos sugieren que se podría prevenir el desarrollo del deterioro cognitivo en estas personas

Actualizado:

Un estudio realizado por investigadores del Centro Médico de la Universidad Rush (EE.UU.), y publicado en la edición digital de este miércoles de «Neurology», ofrece una idea de la relación entre la depresión y la demencia. Este trabajo indica que la vinculación entre depresión y demencia es independiente de los cambios cerebrales relacionados con ésta.

«Los estudios han demostrado que las personas con síntomas de depresión son más propensas a desarrollar demencia, pero no se ha sabido cómo funciona esta relación», plantea el autor principal del estudio, Robert S. Wilson. «Nuestros resultados son muy interesantes porque sugieren que la depresión realmente es un factor de riesgo para la demencia y si podemos atacar y prevenir o tratar la depresión y las causas de estrés, puede tener potencial para ayudar a las personas a mantener su pensamiento y habilidades de memoria en la vejez», subraya.

Soledad y falta de apetito

En el estudio, participaron 1.764 personas con una media de edad de 77 años pero sin problemas de pensamiento o de memoria al comienzo del análisis. Se controló a los participantes cada año para detectar síntomas de depresión, como soledad y falta de apetito, y se hicieron pruebas de sus habilidades de pensamiento y de memoria durante un promedio de ocho años.

Un total de 680 personas fallecieron durante la investigación y se realizaron autopsias en 582 de ellos para buscar las placas y los ovillos en el cerebro que son signos de demencia y otras huellas de daño cerebral. Durante el estudio, 922 personas (52% de los participantes), desarrollaron deterioro cognitivo leve (DCL) o problemas leves de memoria y habilidades de pensamiento, a menudo precursores de la enfermedad de Alzheimer; y 315 personas (18%) padecieron demencia.

Deterioro cognitivo

Los investigadores no encontraron ninguna relación entre cuánto daño se detectó en el cerebro y el nivel de los síntomas de depresión que tenían los afectos en el estudio o en el cambio de los síntomas de depresión a lo largo del tiempo. Las personas que desarrollaron deterioro cognitivo leve eran más propensas a presentar un mayor nivel de síntomas de depresión antes de que fueran diagnosticadas, pero no más a cualquier cambio en los síntomas de depresión tras el diagnóstico que las que carecían de deterioro cognitivo leve.

Los participantes con demencia también tendían más a poseer un mayor nivel de síntomas de depresión antes de que comenzara la demencia, pero presentaban una disminución más rápida de los síntomas de depresión después de desarrollar demencia. Tener un mayor nivel de síntomas de depresión se asoció con un declive más rápido en las habilidades de pensamiento y memoria, lo que representa un 4,4% de diferencia en esta decadencia que no se puede atribuir al nivel de daño en el cerebro.