'Tu boca no está de oferta': advierten sobre los implantes dentales de baja calidad

Desajustes, fracturas o pérdida del implante, así como infecciones y pérdida irreparable del hueso son algunas de las consecuencias que se pueden derivar de los tratamientos que no cumplen con un mínimo de garantía

Actualizado:

El Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de la Primera Región (COEM), advierte del riesgo del tratamiento con implantes que se ofertan a bajo coste porque pueden no cumplir un mínimo de calidad, o incluso suponer un riesgo para la salud bucodental del paciente. Esta es una de las recomendaciones recogidas en la campaña «Tu boca no está de oferta» para defender los derechos de los pacientes, que ha puesto en marcha el COEM-

«El implante es generalmente la mejor opción para sustituir dientes que se han perdido, pero, para garantizar el éxito del tratamiento, es fundamental que se realice por profesionales especializados, formados y con experiencia, que realicen un estudio previo y un mantenimiento posterior adecuados, además de utilizar materiales de máxima calidad», señala Ramón Soto-Yarritu, presidente del COEM. «Un implante de mala calidad tiene un riesgo mucho mayor de no osteointegrarse y de provocar complicaciones por desajustes o fracturas de la prótesis o de los elementos de unión de las prótesis con los implantes. Esto se puede traducir en perder el implante o en infecciones y/o consecuencias más graves para la salud del paciente», añade.

Raíces artificiales

Los implantes dentales son soportes que actúan como «raíces artificiales», y que se colocan dentro del maxilar o de la mandíbula para posteriormente soportar los nuevos dientes artificiales que irán asentados en ellos. Están fabricados preferentemente de titanio químicamente puro y se utilizan para sustituir dientes que se han perdido por diferentes causas. La principal característica es que un implante es capaz de integrarse de forma natural con el resto de los tejidos de la boca – a través de un proceso biológico conocido como osteointegración- y que no requiere utilizar o tallar los dientes adyacentes sanos, como es el caso de otras opciones para sustituir dientes como la colocación de un puente.

El implante está compuesto por la fijación implantológica, -que es la parte que queda bajo la encía-, el pilar transepitelial, -la parte que sobresale de la encía-, y la corona o prótesis que recubre el pilar y es lo que finalmente queda a la vista.

Antes de colocarte un implante…