Salud

Glaucoma: el ladrón silencioso de la visión

Hoy se celebra el Día Mundial de esta enfermedad que afecta en España a casi 1 millón de personas, la mitad de los cuales desconoce su estado

R. I. - Madrid - Actualizado: Guardado en: Salud

Un millón de españoles puede tener glaucoma y solo la mitad lo sabe. El glaucoma, la principal causa de ceguera en el mundo no da síntomas en sus fases iniciales, por eso se la conoce como el «ladrón silencioso de la visión», explica Alfredo Mannelli, Presidente de la Sociedad Española de Glaucoma, cuyo Día Mundial se celebra hoy 12 de marzo.

Su carácter asintomático dificulta notablemente su detección en las fases iniciales, antes de el daño sea irreversible. Porque, como recuerda Mannelli, «no disponemos de un tratamiento curativo para el glaucoma, solo detiene su progresión, pero no se recupera el daño causado». Y este dato es fundamental porque, apunta el experto, «el 80% de los casos de ceguera causados por el glaucoma son evitables». ¿Cómo?, no es muy sencillo, reconoce este oftalmólogo, porque «hablamos de una enfermedad compleja y multifactorial en el que el principal factor de riesgo es el daño del nervio óptico que, cuando se detecta, es que la enfermedad ya está avanzada».

Un tensión ocular elevada, la edad –mayor de 40 años-, tener familiares con glaucoma y tener miopía de alta graduación son los principales factores de riesgo de este enfermedad que afecta en el mundo a 60 millones de personas. La solución pasa pues por una mayor concienciación de la sociedad, afirma Teresa Sánchez Miguet, directora médica del Servicio de Oftalmología del Hospital Nisa Virgen del Consuelo, en Valencia.

Por eso recomienda realizar revisiones médicas, especialmente cuando hay antecedentes familiares, en casos de miopía alta, y anualmente a partir de los 40 años; obtener el diagnostico inicial de forma prematura para frenar su progresión en los estados iniciales y ralentizar el deterioro del nervio óptico, reducir la presión del ojo en las primeras etapas del glaucoma, lo que permite detener el progreso de la enfermedad y ayuda a proteger la visión, disminuyendo la pérdida de visión.

El 80% de los casos de ceguera causados por el glaucoma son evitables

Porque cuando aparecen los síntomas ya es demasiado tarde. La pérdida de campo visual, lo que comúnmente se denomina «visión en túnel», indica Mannelli, es un claro síntoma de la enfermedad ha avanzado y ya se ha producido el daño en el nervio óptico que, «desgraciadamente no podemos recuperar». De ahí, añade, la relevancia que tiene la información: «no debemos ir al especialista cuando tengamos un problema, porque puede que sea demasiado tarde. Igual que nos medimos el colesterol o la tensión arterial, debemos hacerlo con la presión intraocular». Solo así podremos «cazar» al glaucoma antes de que progrese.

Toda la actualidad en portada

comentarios