Salud

Mama, pulmón y colon son los cánceres más frecuentes en el mundo

El estudio Globocan ofrece visión global de la incidencia de los tumores, aunque los datos son incompletos

Mapa de la incidencia de cáncer en el mundo
Mapa de la incidencia de cáncer en el mundo - IARC
R. IBARRA - Madrid - Actualizado: Guardado en: Salud

En el último año los nuevos casos de cáncer han aumentado hasta los 14,1 millones en todo el mundo y se han registrado más de 8,1 millones de fallecimientos relacionados por esta enfermedad. Los datos del informe Globocan 2012, el estudio más completo sobre el cáncer que realiza la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), proporcionan las estimaciones más recientes de 28 tipos de cáncer en 184 países de todo el mundo y ofrece una visión global de la incidencia de esta enfermedad.

Los datos del Globocan muestran que hay tres tumores que han experimentando un incremento y que son los más importantes en todo el mundo: pulmón, mama y colorrectal. De todos ellos el más mortal es el de pulmón, con más de 1,6 millones de fallecimientos contabilizados en 2012, un 19,4% del total. «El informe refleja de alguna manera lo que pensábamos: el cáncer de pulmón es el más mortal», asegura Dolores Isla, de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM). Aunque matiza, que en el caso de España el tumor más frecuente en 2012 no ha sido el de pulmón, sino el de próstata, con casi 28.000 nuevos diagnóstico en 2012. «Sin embargo –afirma- el más mortal sigue siendo el de pulmón». (La mortalidad en 2012 por cáncer de pulmón fue de 21.118 según el informe Globocan).

Las cifras referidas a España indican que en 2012 se diagnosticaron en España 215.534 y, según el Globocan, se calcula que en 2015 esta cifra alcanzará los 227.076 diagnósticos. «Estamos –dice la oncóloga del hospital zaragozano Lozano Blesa- en una situación muy similar a la del resto del mundo, con cifras muy parecidas de mortalidad e incidencia».

Prioridades

El documento de la IARC indica que es necesario dar prioridad a las medidas de prevención y control del cáncer de mama y cáncer de cuello de útero. Desde el 2008, la incidencia de cáncer de mama ha aumentado en más del 20%, mientras que la mortalidad ha aumentado en un 14%. En 2012, 1,7 millones de mujeres fueron diagnosticadas por este tipo de tumor y más de 500.000 fallecimientos.

El cáncer de mama es la causa más común de muerte por cáncer entre las mujeres y el tipo de cáncer más frecuentemente diagnosticado en 140 de los 184 países en todo el mundo. En la actualidad, el de mama representa el 25% de todos los casos de cánceres en mujeres. «Es la principal causa de muerte por cáncer en los países menos desarrollados –asegura David Forman, de la IARC-. Como consecuencia de un cambio en el estilo de vida está aumentando su incidencia en la población porque los avances clínicos para combatir la enfermedad no están llegando a las mujeres que residen en esas regiones», apunta.

Este dato le llama la atención a la doctora Isla. «Es cierto que el cáncer de mama es muy frecuente, pero también lo es, afortunadamente, que el 85% de las mujeres se curan». Los avances en los tratamientos y, especialmente, las campañas de cribado para el diagnóstico precoz y prevención han aumentando exponencialmente la «supervivencia a 5 años en este tumor», afirma la oncóloga. Las cifras así lo muestran: según el Globocan en 2012 se diagnosticaron en España 25.215 casos de cáncer de mama, mientras que fallecieron 6.075 mujeres, un dato que, sin ser bueno, desde luego es mucho mejor que las 21.118 vidas que se cobró el cáncer de pulmón.

«El problema con el cáncer de pulmón es que no disponemos de sistema de cribado eficaz para lograr una detección precoz». Y aprovecha para denunciar que , «a pesar de que se sabe que en el 90% de los casos están provocados por el tabaco, y de la ‘valiente’ ley antitabaco que se aprobó en España, todavía queda mucho trabajo por hacer».

Cuello de útero

El cáncer de cuello de útero, pese a ser el cuarto tipo de dolencia más común en el mundo, tiene una mayor incidencia en el África Subsahariana. «Este tipo de cáncer puede tener efectos devastadores ya que afecta cuando las mujeres se encuentran en su mejor momento. Pero esta enfermedad no debe ser una sentencia de muerte», comenta Rengaswamy Sankaranarayanan, director general de IARC.

En esta región la dolencia tiene una tasa de mortalidad del 22,5 por 100.000 mujeres, muy lejos del 2,5 por 100 000 mujeres registradas en América del Norte. Unas variaciones marcadas por la diferencia de acceso a los tratamientos y los sistemas de detección. «Existen herramientas de detección a bajo coste que podrían reducir significativamente las muertes por esta dolencia en los países menos desarrollados, como la vacunación», recuerda Sankaranarayanan.

Toda la actualidad en portada

comentarios