Noticias

El rotavirus es la causa más frecuente de gastroenteritis en niños en el mundo

Día 04/12/2013 - 08.45h
Temas relacionados

El pasado 2010 la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) recomendó, como medida de precaución, no iniciar la vacunación frente a la

El rotavirus es la causa más frecuente de gastroenteritis en niños en el mundo
Imagen de un laboratorio analizando la presencia de rotavirus.

El pasado 2010 la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) recomendó, como medida de precaución, no iniciar la vacunación frente a la gastroenteritis por rotavirus con la vacuna «Rotateq», comercializada en España por Sanofi Pasteur MSD, después de que las agencias europeas de medicamentos decidieran investigar el hallazgo de fragmentos de ADN de porcino de los tipos 1 y 2 (PCV-1 y PCV-2) en la oral vacuna de esta compañía. La presencia anómala de este ADN fue descubierta tras las investigaciones iniciadas después de haberse detectado fragmentos de ADN de PCV-1 en la otra vacuna frente a rotavirus, la vacuna denominada «Rotarix» y comercializada por GlaxoSmithKline (GSK).

No obstante, las agencias europeas de medicamentos, bajo coordinación de la Agencia Europea de Medicamentos, evaluaron los datos disponibles y determinaron que la presencia de este ADN del virus PCV-1 no representaba un problema para la salud humana.«Fue una situación puntual de control de calidad que llevó al desabastecimiento temporal de las farmacias por la suspensión de liberación de nuevos lotes. En todo caso, nunca supuso un riesgo para el paciente, y por eso se continuó recomendando y utilizando», matiza Federico Martinón Torres, del Hospital Clínico Universitario y del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela.

La vacunación para el rotavirus no forma parte todavía del calendario vacunal en España debido a que su impacto sobre la salud es limitado. Sin embargo, en otros países la gastroenteritis por rotavirus sí representa un problema de salud importante. No hay que olvidar que los rotavirus son la causa más frecuente de gastroenteritis aguda infantil en niños menores de 5 años de todo el mundo. Se calcula que cada año se producen en el mundo 114 millones de episodios de diarrea y más de 600.000 muertes, especialmente en los países en vías de desarrollo. Además, los rotavirus son responsables de 24 millones de consultas y del 25 al 55% de los ingresos hospitalarios por diarrea.

Algunas cifras demuestran el impacto de la infección por rotavirus: el rotavirus es responsable del 20 al 60% de los casos de gastroenteritis que requieren hospitalización en Europa y en EE.UU. se ha estimado que 1 de cada 73 niños requerirá hospitalización por diarrea por rotavirus A en los primeros 5 años de vida. El rotavirus, dice Martinón, «mata un niño cada 50 segundos en el mundo». En los países desarrollados, además del impacto emocional en el niño y su familia, la repercusión del rotavirus es fundamentalmente económica. El impacto económico producido por la gastroenteritis aguda es tanto «directo» (consumo de recursos sanitarios en atención médica, gastos de hospitalización,...), como «indirecto» (absentismo laboral, costes al bolsillo de los padres por material o cuidadores, etc).

Comportamiento estacionalEl rotavirus, dice Federico Martinón, constituye la causa más frecuente de gastroenteritis en el mundo, de tal manera que todo niño tendrá una «infección por rotavirus antes de cumplir los cinco años de edad». En climas templados, como el nuestro, tiene un comportamiento estacional, presentándose preferentemente en los «meses fríos», coincidiendo con otras epidemias infantiles como la gripe o la bronquiolitis. Aunque los rotavirus pueden afectar a personas de cualquier edad, «lo hacen con mayor frecuencia y gravedad entre los 6 meses y los 2 años de edad». El principal riesgo que tiene un niño con gastroenteritis aguda es el de la «deshidratación», y este riesgo es mayor cuanto más pequeño es el niño, advierte este especialista.

En España, al igual que en otros países industrializados, los datos sobre la incidencia de la infección por rotavirus y la repercusión de la enfermedad son limitados. Algunos estudios estiman una incidencia anual de hospitalización de 3,11/1.000 menores de 5 años y una incidencia de gastroenteritis por rotavirus de 21,7 por 1.000 menores de 4 años. Explica Martinón que la infección por rotavirus es la causa más frecuente de diarrea en niños menores de 5 años en nuestro país, «afectando sobre todo a los lactantes menores de 2 años». La gastroenteritis aguda por rotavirus, dice, «es más grave que la producida por otros agentes etiológicos, condicionando un mayor número de deposiciones diarreicas al día, un mayor número de atenciones médicas, y el ingreso con mayor frecuencia (3 veces más frecuente) y durante más tiempo que las gastroenteritis agudas producidas por otras etiologías».

En nuestro entorno, comenta, la gastroenteritis aguda por rotavirus tiene una mortalidad muy baja, y su impacto es sobre todo asistencial y económico: constituye un motivo muy frecuente de consulta y hospitalización, y conlleva una importante demanda asistencial y un elevado consumo de los recursos sanitarios.

El rotavirus es muy contagioso y particularmente resistente a las medidas de desinfección, ya que no se elimina fácilmente con el lavado de manos con agua y jabón e incluso con desinfectantes cutáneos habituales como la clorhexidina o la lejía, por lo que sobreviven mucho tiempo en el ambiente y en la superficie de objetos que han estado en contacto con un sujeto infectado, apunta este experto. «Estas características hacen que el rotavirus se disemine rápidamente en el entorno familiar o en guarderías, originando brotes epidémicos».

Higiene y prevenciónPara prevenirlo, se aconseja el lavado frecuente de manos con agua y jabón, y evitar el contacto con otros pacientes afectados con gastroenteritis así como con pañales, juguetes, objetos o cualquier utensilio que pudiese haber estado en contacto con el paciente. Sin embargo, reconoce, «estas medidas de prevención no evitan por completo la transmisión de la enfermedad en el caso del rotavirus, como lo demuestra el hecho de que el rotavirus infecta a la misma proporción de niños en los países desarrollados que en los países en vías de desarrollo donde las condiciones higiénico-sanitarias son mucho peores y el acceso a estas medidas de prevención es menor o nulo». Por ello en los años 80, explica, un grupo de instituciones lideradas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció como objetivo prioritario de salud mundial el desarrollo de vacunas frente a rotavirus, un objetivo que se ha logrado, ya que disponemos de vacunas orales seguras y eficaces en la prevención de la gastroenteritis aguda por rotavirus.

Así, se ha demostrado que la vacunación frente a rotavirus constituye hoy día la mejor estrategia en la prevención de la infección ya que, aunque en las pasadas 2 décadas ha disminuido la mortalidad, no se han producido sin embargo cambios apreciables en la incidencia de diarrea causada por este virus. Esto indica que las mejoras en las medidas higiénicas tienen poco efecto en la transmisión de la enfermedad y, la amplia disponibilidad de soluciones de rehidratación oral no ha disminuido la morbilidad ni las tasas de hospitalización. La vacunación en edad temprana dirigida a reproducir la historia natural de la infección podría evitar la aparición de gastroenteritis aguda grave por rotavirus, así como la necesidad de ingreso hospitalario y la morbi-mortalidad por este motivo, reducir los costes económicos directos e indirectos generados por la enfermedad, y prevenir el impacto emocional que la enfermedad supone para el niño y sus familias.

En España, los pediatras recomendamos la vacunación frente a rotavirus de todos los lactantes, aunque esta vacuna no forma parte del calendario de vacunaciones financiado por la Administración Sanitaria. No obstante, afirma este especialista, el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría considera que es una vacuna recomendada en la infancia basándose en criterios epidemiológicos, de eficacia y de seguridad, al igual que otras sociedades nacionales e internacionales, con la OMS a la cabeza. En Europa, se recomienda oficialmente la «vacunación universal frente a rotavirus en Austria, Bélgica, Luxemburgo, o Finlandia, entre otros, y existen recomendaciones oficiales por parte de sociedades científicas en prácticamente todos los países europeos. En EE.UU., primer país en incluir la vacunación frente a rotavirus en su calendario sistemático, han eliminado prácticamente la infección grave por rotavirus».

Efectividad y seguridadEn cuanto a los beneficios de la vacunación, Martinón señala que en los últimos meses se han publicado varios trabajos relacionados con la gastroenteritis aguda por rotavirus y sus vacunas, que demuestran que las vacunas funcionan muy bien en nuestro medio. Por ejemplo, en el trabajo publicado en Human Vaccine, «mostramos que la efectividad de la vacuna es superior al 95% en la prevención de ingresos hospitalarios como consecuencia de una gastroenteritis aguda por rotavirus». En esta misma línea, añade, en un trabajo realizado a través de la Red Gallega de Investigación Pediátrica se ha constatado como en Galicia, donde se vacunan frente a rotavirus prácticamente el 40% de los recién nacidos siguiendo la recomendación del pediatra, se han reducido a la mitad los ingresos hospitalarios por gastroenteritis aguda en comparación con el promedio de los años anteriores a la llegada de la vacuna. Estos últimos datos, que presentamos durante el Congreso Europeo de Infectología Pediátrica, «ratifican que las vacunas frente a rotavirus, funcionan y funcionan muy bien». En otros países donde la vacuna está incluida en el calendario sistemático y la cobertura vacunal es más elevada (Estados Unidos, Belgica, Austria, Finlandia...), los efectos son todavía más llamativos, tal y como ya se recoge en la literatura, y se han eliminado prácticamente las formas graves de enfermedad por rotavirus.

Afirman este experto que las vacunas frente al rotavirus se recomiendan a todos los niños y se administran oralmente, desde las seis semanas de vida, administrándose la última dosis antes de cumplir los 6 meses de edad. «Las vacunas -insiste- constituyen la forma más eficaz de prevenir las consecuencias del rotavirus, y sabemos que protegen de forma segura y eficaz frente a la mayoría de los rotavirus circulantes responsables de la gastroenteritis aguda en nuestro entorno, disminuyendo en un 100% los casos graves de la enfermedad, y previniendo la necesidad de atención médica o el ingreso en el hospital».

Coste de la gastroenteritisEn relación al factor económico, se refiere Martinón a los resultados definitivos de un estudio publicado en BMC Pediatrics que evaluaba específicamente los costes que un episodio de gastroenteritis por rotavirus supone para el bolsillo de los padres, es decir, al margen de los costes de atención médica repetida, eventual ingreso, etc. «Concretamente, el promedio de gasto para los padres de un niño con una infección por rotavirus es de 192 euros, consecuencia sobre todo con una pérdida media de dos días y medio de trabajo. En particular, cuando la causa de la diarrea es el rotavirus los padres tienen que faltar al trabajo un promedio de un día y medio más que cuando la diarrea es provocada por otro agente infeccioso».

Destaca Martinón que la gastroenteritis aguda, y especialmente la producida por el rotavirus, constituye una importante «fuente de gasto económico indirecto, fundamentalmente a expensas de absentismo laboral». En la actualidad los costes indirectos de la gastroenteritis aguda por rotavirus en menores de cinco años en España se estiman en «60 millones de euros anuales». El importante impacto económico indirecto generado por la gastroenteritis por rotavirus en nuestro entorno debería ser considerado en la toma de decisiones de salud pública relativas a su prevención mediante vacunación, destaca.

Por último, donde si sería prioritaria la implantación de los programas de vacunación del rotavirus es en los países del tercer mundo. «Sin duda su implantación no sólo es factible sino prioritaria, ya que es precisamente en este contexto donde la mortalidad del rotavirus es máxima: en los países en vías de desarrollo, el rotavirus mata cada año más de 600.000 niños menores de cinco años. Su implantación real en estos países está siendo lenta, pero debemos seguir trabajando para que todos los niños del mundo puedan acceder a ella».

Algunos puntos clave- La principal causa de gastroenteritis aguda en los niños, el rotavirus, mata un niño menor de 5 años cada 50 segundos, fundamentalmente en los países en vías de desarrollo. - Actualmente, la infección grave por rotavirus puede prevenirse eficazmente mediante una vacuna oral, que se administra desde las 6 semanas de vida y antes de los 6 meses de edad.- El rotavirus es la causa más probable de la gastroenteritis aguda de un niño lactante, ya que además de ser la causa más frecuente de gastroenteritis aguda en el mundo, afecta especialmente a los niños más pequeños. - El rotavirus es muy contagioso y muy resistente, no se elimina con el simple lavado de manos ni con muchos desinfectantes habituales, y sobrevive mucho tiempo en superficies que han estado en contacto con un paciente infectado.- En nuestro entorno, gracias a la fácil disponibilidad de tratamientos de rehidratación, el rotavirus tiene una mortalidad muy baja, pero constituye una causa muy frecuente de consulta médica e ingreso hospitalario, lo que supone un consumo elevado de los recursos económicos y asistenciales, y tiene un impacto significativo material y emocional en las familias de los niños afectados.

Con la colaboración de Sanofi Pasteur MSD. SPMSD es ajena a su contenido.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios: