El ejercicio ayuda a mantener la masa ósea y muscular
El ejercicio ayuda a mantener la masa ósea y muscular - Fotolia

Para envejer bien hay que cuidarse desde la infancia

El proyecto europeo Athlos busca las claves para vivir más años sin perder calidad de vida

MadridActualizado:

Los principales expertos en investigación sobre envejecimiento se reunieron en Madrid, en el marco del proyecto Athlos, la iniciativa más potente en Europa para entender cómo envejecer mejor. Formado por 14 equipos de 11 países europeos, el Parc Sanitari Sant Joan de Déu y la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) son los representantes españoles. «Se trata del proyecto financiado por la Unión Europea más importante para conocer los determinantes del envejecimiento saludable», como explica Fernando Rodriguez-Artalejo, Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la UAM.

La idea es, asegura este experto, ganar años a la vida manteniendo la capacidad funcional de la persona. Para eso es determinante una buena masa ósea y muscular. Y el pico de músculo y masa ósea se alacanza en la adolescencia. Lo que significa que una alimentación sana y equilibrada junto con el ejercicio físico en las primeras etapas de la vida son uno de los mejores predictores de una buena vejez, apunta Rodríguez-Artejo. Por tanto, igual que se preparan los planes de pensiones con antelación, para sobrepasar en buen estado los ochenta, hay que empezar a «atesorar salud» desde la infancia, con un estilo de vida saludable.

Esta idea está en línea con las últimas investigaciones. Como la que acaba de publicar la Sociedad Europea de Cardiología en el "European Heart Journal", que concluye que el peso en la adolescencia está vinculado con el riesgo de insuficiencia cardíaca a partir de los cuarenta. Un estudio llevado a cabo entre 1,6 millones de hombres suecos a partir de la adolescencia entre 1968 y 2005 así lo corrobora.

Aunque las bases del envejecimiento saludable parece que se pueden sentar incluso antes, en el seno materno, según otro estudio recién publicado en "Cell Reports", que indica que durante el embarazo, las dietas ricas en grasa y azúcar predisponen a la descendencia a la obesidad y problemas metabólicos a lo largo de varias generaciones.

Ya en la vejez, una buena alimentación, con un aporte de proteínas suficiente, es fundamental para mantener lo acumulado en las etapas previas de la vida y para alejar la discapacidad que frecuentemente surge con los años. De ahí, que entre los parámetros a medir en el estudio Athlos, uno muy significativo sea «algo tan simple como la velocidad de la marcha, que predice la mortalidad. A menor velocidad, peor salud. Al centrarse en la función, este proyecto intenta romper barreras entre lo físico y lo psicológico», destaca Rodríguez-Artejo.

También se pretende averiguar por qué en la vejez algunas personas se recuperan de dolencias graves, mientras otras no lo logran, y determinar los factores que influyen en esta capacidad de resiliencia para actuar sobre ellos. Y es que uno de los objetivos fundamentales del proyecto es la traslación, es decir, llevar a la práctica los resultados, apunta José Luis Ayuso, director del departamento de psiquiatría de la UAM, para ganar años con buena calidad de vida.

Noticias relacionadas

Dime qué comes y te diré cómo duermes

Doce pautas para esquivar el alzhéimer

Así retrasa el ejercicio el envejecimiento del cerebro