Las recompensas económicos ayudan a los fumadores a dejar el tabaco
Las recompensas económicos ayudan a los fumadores a dejar el tabaco - ARCHIVO
TABAQUISMO

La mejor medida para dejar de fumar, pagar por dejar el tabaco

La distribución por las empresas de los parches y chicles de nicotina o, incluso, de los cada vez más populares cigarrillos electrónicos no ayuda a que sus trabajadores dejen de fumar

MADRIDActualizado:

Fumar, no cabe ninguna duda, es muy malo para la salud. De hecho, infinidad de investigaciones han demostrado que el tabaco es el principal factor de riesgo para sufrir una muerte prematura. Tal es así que cada vez es mayor el número de empresas que ofrecen programas de cesación tabáquica para salvaguardar la salud –y, por ende, la productividad– de sus empleados fumadores. Unos programas que, entre otras medidas, contemplan la distribución gratuita de ‘herramientas’ para dejar de fumar, caso de los parches y chicles de nicotina o, incluso, de los cada vez más populares cigarrillos electrónicos –o e-cigarrillos–. ¿Y funcionan? Pues según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina Perleman de la Universidad de Pensilvania en Filadelfia (EE.UU.), no. Entonces, ¿qué es lo que realmente funciona? Pues simple y llanamente, la incentivación económica –o lo que es lo mismo, ‘pagar’ para que dejen de fumar.

Como explica Scott D. Halpern, director de esta investigación publicada en la revista «The New England Journal of Medicine», «el tabaquismo sigue siendo la principal causa de mortalidad prevenible en Estados Unidos, y casi todos los grandes empleadores ofrecen programas de bienestar destinados a lograr que la población deje de fumar. Sin embargo, estos problemas varían considerablemente y, hasta la fecha, las evidencias sobre qué diseños y estrategias son más efectivas son escasas».

Ni parches, chicles o e-cigarrillos

El estudio fue llevado a cabo con la participación de más de 6.000 empleados de 54 grandes empresas estadounidenses. Unos trabajadores fumadores que, con objeto de lograr que abandonaran los cigarrillos de una vez por todas, fueron incluidos en cuatro programas de cesación tabáquica reforzados con información y SMS en los que se recordaba lo malo que era el tabaco: e-cigarrillos gratuitos, pudiendo el usuario elegir el sabor; ‘herramientas’ para dejar de fumar, caso de parches y chicles de nicotina, totalmente gratuitas; herramientas gratuitas para dejar de fumar y sucesivas recompensas por un valor total de 600 dólares estadounidenses en caso de mantenerse ‘libre’ de tabaco; y herramientas gratuitas más un ingreso de 600 dólares en la cuenta corriente del participante –ingreso que era fulminantemente retirado por la empresa de no alcanzarse el objetivo.

Y formados los distintos grupos, ¿cuál fue el porcentaje de trabajadores que lograron dejar de fumar durante al menos seis meses? Pues un ‘pírrico’ 1,3%. De hecho, solo 1.191 de los más de 6.000 participantes completaron sus respectivos programas. Además, la tasa de cesación varió, y mucho, en función del programa asignado. Y tal y como cabía esperar, la probabilidad de éxito fue mucho mayor –entre cuatro y seis veces superior– en los participantes que afirmaron sentirse ‘motivados’ antes de someterse al programa.

Incluso entre los fumadores que no se encuentran motivados, los incentivos económicos triplican las tasas de cesación tabáquica

Entonces, ¿cuál es el mejor programa para dejar de fumar? Pues aquel en el que se contempla una retribución económica, muy especialmente un ingreso en la cuenta corriente que se mantendrá en caso de cumplir el objetivo. De hecho, ni los parches, ni los chicles ni los e-cigarrillos lograron unas tasas de cesación tabáquica ‘aceptables’ entre los participantes motivados.

Como indica Scott Halpern, «los resultados muestran que incluso entre los fumadores que no se encuentran motivados, los incentivos financieros triplican las tasas de cesación, mientras que ofrecer métodos de ayuda gratuita para dejar de fumar o cigarrillos electrónicos parece no servir para nada».

¿Pagar por no fumar?

En definitiva, parece que las bonificaciones económicas suponen una motivación ‘eficaz’ para que los trabajadores dejen de fumar. Unas bonificaciones que, además, conllevan un ahorro para las empresas, que solo tienen que pagar estos incentivos en caso de que el empleado abandone el tabaco. No así con el resto de herramientas o ‘métodos’ de ayuda –incluidos los cigarrillos electrónicos–, que pueden seguir siendo costeados por los compañías durante largos periodos de tiempo sin que induzcan ningún beneficio real.

Como apunta Kevin Volpp, co-autor de la investigación, «una de las ventajas de los programas de incentivos es que solo suponen un coste si el participante tiene éxito al modificar su hábito tabáquico. Se estima que, para las empresas, el coste de la contratación de un empleado es entre 3.000 y 6.000 dólares anuales mayor en caso de que sea fumador, por lo que una inversión financiera inicial en cesación tabáquica vale la pena desde un punto de vista económico».

Es más; en opinión de los autores, los resultados alcanzados con los e-cigarrillos pueden ser muy importantes para las agencias responsables de la regulación de estos productos. Como concluye Scott Halpern, «saber que el ofrecer e-cigarrillos gratuitos no ayudará a los fumadores a dejar el tabaco debe ser tenido en cuenta en las políticas que se están discutiendo en la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) sobre cómo y cuándo regular el uso de estos productos».