Es Noticia
ABC
SaludABCLee la primera edición de ABC del miércoles 22 de noviembre en Kiosko y Más
El tabaco es el primer factor de riesgo para sufrir una muerte prematura - ARCHIVO
LEY ANTITABACO

Las leyes antitabaco han evitado 22 millones de muertes en poco más de cinco años

La adopción de normativas antitabaco en 88 países ha posibilitado que 53 millones de personas dejaran de fumar entre los años 2008 y 2014

MDRIDActualizado:

Fumar es malo, muy malo, para la salud. Y no solamente para la salud del fumador, sino también para la de todas las personas que, antes o después, acaban inhalando los productos del tabaco. Es el caso de las personas expuestas directamente al humo –los consabidos ‘fumadores pasivos’ o, según la terminología inglesa, ‘fumadores de segunda mano’– y de aquellas que se exponen a las sustancias tóxicas que, inicialmente suspendidas en el humo del tabaco, se adhieren a todo tipo de superficies, desde la ropa a las alfombras y los asientos de los coches –los denominados ‘fumadores de tercera mano’–. Tal es así que, con objeto de proteger la salud de la población, fumadora o no fumadora, los gobiernos de países de todo el mundo han adoptado leyes para reducir el consumo del tabaco. Se trata de las famosas ‘leyes antitabaco’, que según un estudio internacional dirigido por investigadores del Centro Oncológico Integral Lombardi de la Universidad de Georgetown en Washington (EE.UU.), parecen estar funcionando relativamente bien.

Concretamente, los resultados de la nueva investigación, publicada en la revista «Tobacco Control», muestran que la adopción de normativas antitabaco en 88 países ha conllevado que 53 millones de personas dejaran de fumar entre los años 2008 y 2014, lo que ha posibilitado evitar 22 millones de muertes asociadas al consumo del tabaco.

Como explica David Levy, director de la investigación, «nuestros resultados muestran el potencial enorme y continuado de la implementación de las políticas para el control del tabaco a la hora de salvar millones de vidas».

Fumar mata

El nuevo estudio es la continuación de una investigación publicada en 2013 por los mismos autores y en la que ya se mostró que, solo en el periodo 2007-2010, la adopción de las leyes antitabaco en 41 países había evitado 7,4 millones de decesos asociados al consumo del tabaco.

Sin embargo, las políticas para el control del tabaco pueden llegar a diferir, y mucho, entre los distintos países. Entonces, ¿cuáles son las medidas evaluadas en este estudio? Pues simplemente, aquellas que conocidas como ‘MPOWER’ y acordadas en 2008 por el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco (CMCT-OMS), han demostrado reducir el consumo del tabaco: seguimiento del consumo del tabaco y de las políticas de prevención; protección de la población frente al humo del tabaco; ofrecimiento de medidas para dejar de fumar; advertencias a la población sobre los peligros asociados al tabaco; prohibición de la publicidad, patrocinio y promoción de los productos del tabaco; e incremento de los impuestos sobre el tabaco.

Los países que han adoptado las medidas antitabaco han constatado unas reducciones muy significativas en sus prevalencias de tabaquismoDavid Levy

El Convenio Marco había sido ratificado a fecha de 1 de enero de 2015 por un total de 186 países –entre ellos, España–. Y de los mismos, al menos 88 han adoptado cuando menos una de las seis medidas para reducir el consumo del tabaco. Así, los autores se centraron para su nuevo estudio en estos 88 países. Y asimismo, utilizaron su modelo de control de tabaco ‘SimSmoke’ para calcular el consumo de cigarrillos y las muertes atribuibles al tabaco en cada país individual.

Los resultados muestran que las medidas antitabaco posibilitaron la prevención de 22 millones de muertes atribuibles a los productos del tabaco entre los años 2008 y 2014 en estos 88 países. Más concretamente, y según refieren los autores, el aumento de los impuestos sobre el tabaco evitó hasta 7,7 millones de los decesos; las restricciones sobre el consumo del tabaco previnieron 5,4 millones de las muertes; las advertencias sanitarias evitaron 4,1 millones de los fallecimientos; la prohibición de la publicidad previno 3,8 millones de los decesos; y las intervenciones para dejar de fumar evitaron 1,5 millones de muertes.

Como indica David Levy, «estos nuevos hallazgos pueden ayudar a aquellos países que aún no han adoptado las medidas del control del tabaco a comprender mejor el poderoso impacto para la salud pública que ofrecen estas medidas».

A la espera de 10 países

Sin embargo, aún queda mucho por hacer. Por ejemplo, aún hay 10 países –entre ellos, Estados Unidos–, que no han ratificado el CMCT-OMS. Todo ello a pesar de que las medidas recogidas en el mismo funcionan. Como apunta David Levy, «Brasil, Panamá y Turquía han adoptado la mayoría, sino todas, de las medidas ‘MPOWER’ y han constatado unas reducciones muy significativas en sus prevalencias de tabaquismo».

De hecho, el notable incremento del número de vidas salvadas –de los 7,4 millones de decesos prevenidos según el estudio de 2013 a los actuales 22 millones– se debe básicamente a la implantación de leyes antitabaco entre los años 2012 y 2014 en tres de los países con mayores prevalencias de tabaquismo: Bangladesh, Rusia y Vietnam. Y como concluyen los autores, «estimamos que se podrían salvar hasta 140 millones de vidas adicionales si China, India e Indonesia adoptaran las medidas del CMCT-OMS».

Outbrain