Fumar en el embarazo afecta a los genes del fututo bebé
Fumar en el embarazo afecta a los genes del fututo bebé - ARCHIVO
TABAQUISMO

Fumar durante el embarazo altera el ADN del feto en desarrollo

La exposición al tabaco durante el desarrollo fetal conlleva alteraciones de los genes implicados en el desarrollo pulmonar y del sistema nervioso

MADRIDActualizado:

Fumar es, simple y llanamente, muy perjudicial para la salud. Y no solo para la del fumador, sino también para la de todos los que le rodean. Más aún cuando el fumador, en este caso fumadora, está embarazada, dado el efecto altamente pernicioso que tiene el tabaco sobre el desarrollo del futuro bebé. De hecho, un nuevo estudio internacional dirigido por investigadores del Instituto Nacional de las Ciencias de Salud Ambiental (NIEHS) de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH) muestra que el consumo de cigarrillos durante la gestación conlleva una modificación química del ADN del feto, así como que esta modificación presenta un patrón muy similar al observado en el genoma de los fumadores adultos.

Como explica Stephanie London, directora de esta investigación publicada en la revista «American Journal of Human Genetics», «no puede sino calificarse como asombroso que las señales epigenéticas en neonatos expuestos al tabaco en el útero muestren los mismos genes que se observan en los fumadores adultos. Hay un gran solapamiento. Es cierto que en este caso la exposición al tabaco se hace a través de la sangre, pues el feto no inhala del humo del cigarrillo, pero muchos de estos efectos nocivos deben estar pasando a través de la placenta».

Alteración del ADN

Distintos estudios previos ya habían sugerido la presencia de modificaciones químicas –concretamente, de metilaciones, esto es, la adición de grupos metilo– en el ADN de fetos en desarrollo como consecuencia de su exposición al tabaco. Sin embargo, esta nueva investigación, llevada a partir del análisis de los datos de 6.685 bebés y sus madres, es la más grande realizada al respecto hasta la fecha.

En el nuevo estudio, los investigadores dividieron a las gestantes en tres grupos en función de su hábito tabáquico: ‘fumadoras constantes’, en el que las participantes –el 13% del total– habían fumado cigarrillos a diario durante la mayor parte del embarazo; ‘no fumadoras’, en el que las embarazadas (62%) no habían consumido ningún cigarrillo; y ‘fumadoras ocasionales’, en el que las mujeres (25%) consumían algún cigarrillo durante la gestación o habían dejado de fumar una vez iniciado el embarazo.

Nuestros resultados pueden explicar la asociación entre el tabaco durante el embarazo y los problemas de salud en niñosStephanie London

El análisis del ADN de la sangre del cordón umbilical de los neonatos reveló el elevado nivel de alteraciones –‘metilaciones’– consecuentes con la exposición al tabaco durante el desarrollo fetal. Concretamente, los niños cuyas madres habían sido incluidas en el grupo de ‘fumadoras constantes’ presentaban hasta 6.073 localizaciones en las que el ADN había sido modificado y que no se observaron en los hijos de las ‘no-fumadoras’.

Evitar el tabaco a toda costa

Y estas alteraciones del ADN, ¿tienen alguna importancia desde un punto de vista clínico? Pues sí, y pueden incluso resultar fatales. No en vano, las metilaciones se localizaron en genes que están implicados en el desarrollo de los pulmones y del sistema nervioso, que están relacionados con distintos tipos de cáncer asociados al tabaco, o que se encuentran asociados a distintos defectos en el nacimiento, caso del labio leporino.

Es más; un segundo análisis llevado a cabo con niños mayores cuyas madres habían fumado en el embarazo reveló que estas modificaciones del ADN todavía resultaban aparentes en la infancia tardía.

El siguiente paso será analizar cómo estos genes alterados por la exposición fetal al tabaco influyen realmente sobre el desarrollo del bebé y su predisposición a padecer ciertas enfermedades. Y es que según los autores, «nuestros resultados sugieren una explicación potencial para la asociación entre el tabaco durante el embarazo y los problemas de salud en niños».

Como concluye Stephanie London, «ya sabíamos que fumar se asocia con el labio leporino, pero aún desconocemos el por qué. Y la metilación puede estar de alguna manera implicada en el proceso».