OBESIDAD

La actividad física, la mejor herramienta para prevenir de la obesidad

Tres de cada 10 niños españoles tiene sobrepeso u obesidad, según la Encuesta Nacional de Salud

La obesidad es un problema global
La obesidad es un problema global - FLICKR

Promocionar la actividad física debe ser una medida importante para prevenir el sobrepeso y la obesidad en la infancia y la adolescencia. Los expertos consideran que es clave transmitir a los padres la necesidad de fomentar la actividad física de sus hijos y llevar una alimentación e hidratación adecuadas como las mejores herramientas para prevenir la obesidad y otras enfermedades asociadas.

Según Isabel Polanco, de la Universidad Autónoma de Madrid y del Hospital La Paz de Madrid, «la prevalencia de obesidad de niños españoles de 10 años solo es superada por Italia, Malta y Grecia. Actualmente, las mayores cifras de obesidad de niños y jóvenes en nuestro país se detectan en la prepubertad, con una prevalencia de más del 16%».

Para esta experta, «los pediatras debemos involucrarnos en este problema de salud pública y explicar a los padres y educadores la necesidad de fomentar la actividad física, es decir, promover el ocio activo de los niños, los juegos, las actividades recreativas o ciertas actividades cotidianas como, por ejemplo, ir caminando al colegio o subir escaleras».

Entre las propuestas planteadas por los expertos para contribuir a invertir las cifras actuales de obesidad infantil figuran el fomento de la actividad física, la dosificación del uso de las nuevas tecnologías, potenciar la educación física en los centros escolares y dotar a las ciudades de infraestructuras seguras para la práctica de transporte activo.

Rutinas diarias

Para Marcela González-Gross, de la Universidad Politécnica de Madrid, y miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) «actualmente la totalidad de la comunidad científica considera el ejercicio físico como una de las herramientas de salud pública con mayor potencial para prevenir el sobrepeso y la obesidad de niños y jóvenes. Lo importante es identificar cuáles son las rutinas de nuestros niños que deben mejorarse para poder influir de forma positiva en la lucha contra la obesidad».

Esta especialista recuerda que «según los datos de la última Encuesta Nacional de Salud, publicada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, un 27,8% de la población infantil (de 2 a 17 años) padece obesidad o sobrepeso».

González-Gross es la coordinadora de un proyecto educativo dirigido a niños y jóvenes a través del cual su equipo desarrolló de forma pionera una pirámide de estilo de vida saludable para niños y adolescentes de 6 a 18 años. La pirámide dispone de cuatro caras y base, y cada una de ellas está orientada a conseguir un objetivo de comportamiento saludable (actividad física y otras actividades diarias, alimentación e hidratación, higiene y salud, aprendizaje continuo), que deben confluir en un crecimiento sano.

Ocio pasivo

Para Mercedes Gil-Campos del Instituto Maimónides de Investigación Biomédica y pediatra del Hospital Reina Sofía de Córdoba, «el aumento de obesidad infantil en España es proporcional al incremento del sedentarismo de niños y jóvenes, motivado por aspectos como el aumento del ocio pasivo (videojuegos, Internet, TV, etc.). Para combatir estas cifras se necesita el esfuerzo de familias, docentes y personal sanitario especializado, de forma que podamos realizar un abordaje multifactorial del problema».

Los expertos en participaron en el Simposio «Actividad física y estilo de vida saludable en el niño y el adolescente» celebrado en el Congreso de la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Toda la actualidad en portada

comentarios