Suplementos vitamínicos
Suplementos vitamínicos - WIKIPEDIA
ESCLEROSIS MÚLTIPLE

La vitamina D disminuye la actividad de la esclerosis múltiple

Tomar suplementos con dosis altas de vitamina D3 se asocia con una reducción de los linfocitos T que causan la enfermedad

MADRIDActualizado:

Los estudios han constatado que las personas que tienen bajos niveles sanguíneos de vitamina D tienen un mayor riesgo de desarrollar esclerosis múltiple. Es más; los afectados por la esclerosis múltiple con baja concentración de vitamina D tienen una mayor discapacidad y una enfermedad más ‘activa’. Entonces, ¿qué ocurre cuando los pacientes con esclerosis múltiple toman suplementos con vitamina D? Pues según muestra un estudio llevado a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina John Hopkins de la Universidad de Baltimore (EE.UU.) y publicado en la revista «Neurology», los pacientes que toman suplementos con altos contenidos de vitamina D3 ven disminuida la hiperactividad del sistema inmune que ocasiona la enfermedad.

Como destaca Peter A. Calabresi, director de la investigación, «nuestros resultados son ciertamente emocionantes, pues la vitamina D tiene el potencial de convertirse en un tratamiento barato, seguro y muy conveniente para los pacientes con esclerosis múltiple. Sin embargo, y si bien nuestros hallazgos son muy prometedores, deben realizarse más investigaciones con un mayor número de participantes para confirmar los resultados y ayudarnos a entender el mecanismo que subyace a este beneficio».

Seguro y eficaz

En el estudio, 40 personas con esclerosis múltiple remitente-recurrente fueron tratadas diariamente con suplementos con 10.400 UI o 800 UI de vitamina D3 –es decir, con una dosis superior a la recomendada, de 600 unidades internacionales (UI)– durante un período de seis meses. Además, los autores realizaron análisis de sangre a todos los participantes en el momento de inicio del estudio y a los tres y seis meses con objeto de cuantificar los niveles sanguíneos de vitamina D y su efecto sobre los linfocitos T –células del sistema inmune que destruyen la mielina que rodea a las neuronas, causando la esclerosis múltiple.

Los efectos secundarios asociados al tratamiento fueron mínimos con cualquiera de las dos dosis. Sin embargo, la dosis de 10.400 UI de vitamina D3 se asoció con una reducción del número de linfocitos T relacionados con la actividad de la enfermedad. Un beneficio, por el contrario, que no se observó en los participantes tratados con la dosis de 800 UI.

La vitamina D tiene el potencial de convertirse en un tratamiento barato, seguro y muy conveniente para los pacientes con esclerosis múltiplePeter Calabresi

Concretamente, y partiendo de unos niveles sanguíneos de 18 nanogramos por mililitro (ng/ml) de vitamina D3, cada incremento de 5 ng/ml supuso una disminución del 1% de la cantidad de linfocitos T secretores de interleucina 17 –los linfocitos T responsables del desarrollo de la enfermedad.

Sin beneficio a dosis bajas

Además de confirmar los beneficios observados en el estudio, el siguiente paso es identificar cuál es el nivel sanguíneo óptimo de vitamina D en la población con esclerosis múltiple. Un nivel que, como apuntan los autores, puede alcanzarse con una dosis de 10.400 UI de vitamina D3.

Concretamente, y mientras los niveles de 30 ng/ml de vitamina D en sangre son suficientes para la población sin la enfermedad, «las personas con esclerosis múltiple requieren niveles superiores a 50 ng/ml para reducir la actividad de la enfermedad», indican los investigadores.

Y en este contexto, como concluye Peter Calabresi, «el grupo de participantes con la dosis de 800 UI no alcanzó este objetivo de 50 ng/ml».