Después de la cirugía para extirpar el tumor, se admnistra quimioterapia directamente en la cavidad peritoneal
Después de la cirugía para extirpar el tumor, se admnistra quimioterapia directamente en la cavidad peritoneal
CIRUGÍA

Una técnica pionera en España permite tratar a un niña con un cáncer de ovario intratable

El Hospital Gregorio Marañón de Madrid es el primer centro español que aplica la citorreducción máxima y quimioterapia intraperitoneal intraoperatoria hipertérmica en niños

Actualizado:

Una bilbaína de 11 años ha sido la primera paciente infantil en España que se ha beneficiado de una intervención pionera para tratar un tumor de ovario. La niña, que actualmente ya ha sido dada de alta después de 12 días en el hospital y permanece en su casa, aunque todavía tiene que recibir quimioterapia, tenía un tumor de ovario con carcinomatosis peritoneal, es decir, con metástasis peritoneales. El carcinoma de ovario en niñas es una enfermedad muy poco frecuente, y con extensión peritoneal más excepcional. Hasta el momento estas pacientes solo contaban con un tratamiento de quimioterapia paliativa

La intervención la ha llevado a cabo un equipo de cirujanos de la Unidad de Patología Peritoneal en colaboración con el Servicio de Cirugía Pediátrica, de Oncología Pediátrica y el Servicio de Anestesia y Reanimación del Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Esta Unidad ha sido pionera en la Comunidad de Madrid, y en España junto al Hospital de Sant Joan Despi de Barcelona, en desarrollar un Programa de Tratamiento de la Enfermedad Maligna Peritoneal basado en Cirugía de máximo esfuerzo y Quimioterapia Intraperitoneal Intraoperatoria Hipertérmica. El programa se puso en marcha en el año 2.000 y es uno de los más activos de España con 460 procedimientos realizados en adultos.

Muy pocos casos en el mundo

Sin embargo, hasta ahora no se había realizado en niños, comenta a ABC Wenceslao Vázquez, uno de los dos cirujanos, junto a Luis González Bayón, que ha realizado la cirugía. «El hospital con mayor experiencia en niños es el MD Anderson Cancer Center de Houston, con 3 casos en casi 10 años». Y su realización, comenta, nos planteaba muchos «retos» relacionados con la propia fisiología, la anestesia, etc.

La técnica, llamada citorreducción máxima y quimioterapia intraperitoneal intraoperatoria hipertérmica, consiste en eliminar mediante cirugía toda la enfermedad tumoral visible y posteriormente, durante la misma intervención, aplicar quimioterapia hipertérmica en la cavidad abdominal. «Una vez que hemos eliminado todo el cáncer visible –explica Vázquez-, y se ha completado la reconstrucción digestiva se instala un circuito de perfusión intra-abdominal que cuenta con un intercambiador de calor que eleva la temperatura de la quimioterapia a 42-43ºC».

Esta hipertermia, añade, es «tóxica para las células tumorales, pero no para las sanas, con lo que el tratamiento resulta más afectivo a la hora de eliminar las células que hayan podido quedar después de la cirugía y así evitar la recaída». Además, al administrar los fármacos intraperitonealmente «podemos utilizar dosis más altas que se lo hiciéramos por vía intravenosa».

Wenceslao Vázquez
Wenceslao Vázquez

Es la primera vez que en nuestro país se interviene a un paciente infantil con esta técnica, explica Vázquez, quien cree fundamental divulgar que existe esta opción terapéutica para estos pacientes, tanto niños como adultos, para que puedan acceder a ella todos los posibles candidatos.

Porque como reconoce el cirujano el problema en España es que «muchas personas en nuestro país que podrían ser candidatas no tienen la información, pero tampoco lo conocen sus oncólogos y cirujanos que consideran el cáncer inoperable. Y no lo es», denuncia. De hecho, este equipo a veces se cuestiona por qué les llegan tan pocos pacientes y algunos muy tarde. «No es lo mismo operar a una persona cuando solo ha recibido algunos tratamientos de quimioterapia o cuando ya ha sido operado varias veces con muchos ciclos de quimioterapia a sus espaldas».

Afortunadamente en esta ocasión, fue el propio oncólogo de la paciente, Ricardo López del Hospital de Cruces de Bilbao, el que se puso en contacto con el hospital, «pero sabemos que habido otros casos similares, el pasado año por ejemplo, que nunca llegaron a nuestra unidad», lamenta el cirujano porque la técnica es una nueva «oportunidad» para estos pacientes. Su experiencia en adultos lo avala. «Tenemos el caso de un paciente operado hace 15 años que lo cuenta siempre que puede. La técnica ofrece la posibilidad de vivir con una mejor calidad de vida».

Luis González Bayón
Luis González Bayón

En el Hospital Gregorio Marañón la aplicación de este tratamiento se estudia en un Comité de Carcinomatosis Peritoneal en el que participan oncólogos, radiólogos, patólogos y cirujanos especializados en esta patología. Este programa se aplica a carcinomatosis peritoneal de cáncer de colon, apéndice, ovario y gástrico, además de tumores primarios de peritoneo. En nuestros país existen ya 11 grupos que la emplean en adultos.