CÁNCER

El sexo oral y el tabaco, factores de riesgo de cáncer de cabeza y cuello asociado al virus del papiloma

Un estudio advierte de un mayor de riesgo de cáncer de orofaringe entre las personas que practican sexo oral y además fuman, aunque sea pequeño

MADRIDActualizado:

Los varones que fuman y han tenido cinco o más parejas con quienes practican sexo oral tiene el mayor riesgo de desarrollar un tipo de cáncer de cabeza y cuello que se activa por la exposición al virus del papiloma humano, conocido como cáncer orofaríngeo relacionado con el VPH, según una investigación publicada en la revista «Annals of Oncology». Ahora bien, el estudio encontró que solo el 0.7% de los hombres alguna vez desarrollarán cáncer de la orofaringe en sus vidas. Y, el riesgo era mucho menor entre las mujeres, las personas que no fumaban y las que habían tenido menos de cinco parejas sexuales con las que practicaron sexo oral en sus vidas.

Existen más de 100 tipos diferentes de VPH, pero únicamente unos pocos provocan cáncer; el más mortal son los subtipos del VPH 16 o 18, que son los que desencadenan la mayoría del cáncer de cuello uterino, y el VPH16 también causa la mayoría del cáncer de orofaringe. Se prevé que la incidencia de este cáncer supere el cáncer de cuello uterino en los EE.UU. en 2020. Por ello, explica Amber D'Souza, del Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health (EE.UU.), «sería útil poder identificar a las personas sanas que están en mayor riesgo de desarrollar este tipo de cáncer».

Vacuna VPH

La infección persistente por el VPH se asocia, como ya han demostrado infinidad de estudios, con un mayor riesgo de desarrollo de numerosos tipos de cáncer. Es el caso del cáncer de cérvix o cuello uterino, así como de tumores en la vulva o en la vagina. Pero aún hay más: los tumores asociados al VPH no son exclusivos de las mujeres, sino que también hay muchos que afectan a ambos sexos, como son los orofaríngeos –esto es, de la cavidad oral y la faringe– y los de ano, y otros que afectan únicamente a los varones –como el cáncer de pene–. Tal es así que la Sociedad Americana del Cáncer (ACS), atendiendo a los criterios de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de Estados Unidos (CDC), establece en sus recomendaciones la vacunación sistemática frente al VPH de todos los niños y niñas a la edad de 11-12 años.

La Asociación Americana del Cáncer establece en sus recomendaciones la vacunación sistemática frente al VPH de todos los niños y niñas a la edad de 11-12 años

El sexo oral es habitual en las relaciones de pareja, señalan los investigadores. Sin embargo, «la infección oral por VPH que causa cáncer es muy poco frecuente entre las mujeres, independientemente del número de parejas sexuales. Y tampoco lo es en los varones no fumadores y con menos de cinco parejas sexuales orales, aunque las probabilidades de tener una infección por VPH se incrementan a medida que aumenta el número de parejas sexuales orales y con el hábito de fumar», asegura D’Souza.

Los datos obtenidos en este estudio provienen de 13.089 personas, entre 20 y 69 años de edad, que participaron en la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES, por sus siglas en inglés) a quienes se les realizó la prueba de infección oral por VPH. Para predecir el riesgo de cáncer por la infección por VPH oral utilizaron el número de casos de cáncer de orofaringe y muertes de los registros de EE.UU.

Parejas sexuales

Los investigadores encontraron que las mujeres que no había practicado sexo oral con sus parejas durante su vida tenían la prevalencia más baja de infección oral para todos los tipos de VPH que causan cáncer. La prevalencia de infección aumentó levemente al 1.5% entre las mujeres con dos o más parejas sexuales con las que había practicado sexol oral. El tabaco también era un factor determinante.

La investigadora, Dra. Carole Fakhry (MD), señala que«actualmente no hay pruebas que se puedan usar para detectar personas con cáncer de orofaringe». La experta señala que se están realizando otras investigaciones sobre diferentes marcadores biológicos y es posible que algunos de ellos puedan ser utilizados en el futuro para el cribado de cáncer de orofaringe en algunas personas.