CÁNCER COLORRECTAL

Primer tratamiento eficaz para el cáncer colorrectal metastásico

La adición de vemurafenib a la terapia estándar para los tumores con la mutación V600E en el gen ‘BRAF’ mejora la respuesta y duplica el tiempo libre de progresión de la enfermedad

Cáncer de colon
Cáncer de colon - ARCHIVO

Cada año se diagnostican en nuestro país cerca de 33.000 nuevos casos de cáncer colorrectal, el tipo de tumor más frecuente en la población española combinando ambos sexos y el segundo en mortalidad –con más de 15.000 casos anuales– tras el cáncer de pulmón. Y es que si bien hasta un 90% de los tumores colorrectales se pueden curar cuando son detectados a tiempo, no ocurre así cuando ya se encuentran en una fase avanzada o metastásica –es decir, cuando el tumor ya ha colonizado otros órganos–. Menos aún en el caso de que porten la mutación V600E en el gen ‘BRAF’, como sucede en un 7-10% de los tumores colorrectales. Y es que en caso de presencia de esta mutación, no hay ningún tratamiento disponible. O así ha sido hasta ahora, dado que investigadores del SWOG, red internacional para el diseño y desarrollo de ensayos clínicos en el cáncer fundada por el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (NCI), parece haber hallado, por fin, un tratamiento efectivo para este subtipo de cáncer colorrectal mestastásico.

Como explica Howard Hochster, co-autor de esta investigación cuyos resultados se presentarán el próximo sábado en el Simposio de Cánceres Gastrointestinales 2017 que se va a celebrar en San Francisco (EE.UU.), «en caso de confirmar nuestros hallazgos, nuestro trabajo establecerá un nuevo estándar de tratamiento. Y esto es una gran noticia. En torno a 60.000 personas son diagnosticadas de cáncer colorrectal metastásico en Estados Unidos, y en torno a un 7% de los mismos presentan esta mutación en el gen ‘BRAF’. Por tanto, nuestro estudio podría ayudar cada año a miles de personas que no cuentan con un tratamiento efectivo».

Primera opción eficaz

El equipo de investigadores dirigido por Scott Kopetz, director de este nuevo trabajo, llevan cerca de una década estudiando el cáncer colorrectal metastásico con la mutación V600E en el gen ‘BRAF’. Pero, ¿qué es lo que hace esta mutación para que el tumor sea tan sumamente agresivo y resistente a todos los tratamientos disponibles? Pues básicamente, está implicada en la obtención de energía para posibilitar el crecimiento tumoral. Un aspecto crucial dado que esta mutación V600E, además de en muchos tumores colorrectales, también se encuentra en todas las tricoleucemias –o ‘leucemias de células pilosas–, en más de un 60% de los melanomas y en cerca de un 5% de los mielomas múltiples.

En este contexto, cabe destacar que ya hay un fármaco denominado ‘vemurafenib’ capaz de inhibir específicamente la proteína BRAF mutada –esto es, la proteína codificada por el gen ‘BRAF’ mutado–. De hecho, vemurafenib está aprobado en Europa para su uso en el tratamiento de los pacientes con melanoma inoperable o metastásico con la mutación V600E en el gen ‘BRAF’. Pero, ¿por qué no está igualmente aprobado para el cáncer colorrectal metastásico con esta mutación? Pues porque los estudios realizados hasta el momento han demostrado que la administración de vemurafenib en monoterapia no se asocia a ningún beneficio en el tratamiento de este tipo de tumor. Y llegados a este punto, ¿qué pasaría si se combina no con uno, sino con otros dos fármacos anticancerígenos?

Nuestro estudio podría establecer un nuevo estándar de tratamiento para este cáncer colorrectal mestastásicoHoward Hochster

Para responder a esta pregunta, los autores han llevado a cabo el ensayo clínico ‘S1406’ con 106 pacientes con cáncer colorrectal metastásico con la mutación V600E en el gen ‘BRAF’. Y lo que han hecho es tratar a estos pacientes bien con el tratamiento estándar –esto es, el fármaco ‘irinotecan’ más ‘cetuximab’, fármaco inhibidor del receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR)–, bien con la adición de vemurafenib a la referida terapia convencional.

Los resultados mostraron cómo los tumores de los pacientes tratados con el tratamiento estándar crecieron o se expandieron por el organismo al cabo de solo dos meses. Sin embargo, el periodo hasta que los tumores proliferaron o se diseminaron –o lo que es lo mismo, el intervalo libre de progresión de la enfermedad– fue más del doble –4,4 meses– en el caso de la combinación con vemurafenib.

Es más; la triple combinación resultó mucho más efectiva a la hora de controlar este tipo de cáncer. Y es que si bien el porcentaje de pacientes en los que se interrumpió el crecimiento tumoral o se indujo una reducción del volumen del tumor fue de solo un 22% en la rama del tratamiento estándar, esta cifra se estableció en hasta un 67% en el caso de recibir la combinación con vemurafenib.

Doble directo al cáncer

En definitiva, la adición de vemurafenib a la terapia estándar con irinotecan y cetuximab podría constituir el primer tratamiento efectivo para el cáncer colorrectal mestastásico con la mutación V600E en el gen ‘BRAF’.

Como destaca Scott Kopetz, «en términos pugilísticos, parece que la combinación asesta el ‘uno-dos’ que requiere este cáncer. Vemurafenib inhibe la acción del gen ‘BRAF’ mutante. Pero el gen puede activar la vía de señalización del EFGR. Sin embargo, cetuximab bloquea esta señal, por lo que la combinación no solo golpea una de las vías del tumor, sino dos».

Entonces, ¿cuál será el siguiente paso? Pues según informa Howard Hochster, «en los próximos meses analizaremos los datos sobre supervivencia global y veremos si la combinación con vemurafenib puede ayudar a los pacientes a vivir más tiempo».

Toda la actualidad en portada

comentarios