Colonoscopia
Colonoscopia - ARCHIVO
CÁNCER COLORRECTAL

Nueva diana terapéutica muy eficaz y segura para el tratamiento del cáncer colorrectal

La inhibición de una única proteína bloquea la sobreactivación de la vía de señalización ‘Wnt’ en las células del cáncer colorrectal sin afectar a las células sanas

MADRIDActualizado:

De acuerdo con los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer colorrectal es, con hasta 41.441 nuevos casos diagnosticados solo en 2015, el tumor más frecuente en la población de nuestro país combinando ambos sexos. Un tipo de cáncer directamente asociada a una mala alimentación y que en 2014 provocó el deceso de 15.449 españoles, siendo esta cifra únicamente superada por la atribuida al cáncer de pulmón. Por tanto, y además de promoverse una mejor alimentación entre la población, deben intensificarse los programas de cribado –esto es, la realización de colonoscopias– para el diagnóstico precoz de este tipo de cáncer. No en vano, hasta un 90% de los tumores colorrectales se pueden curar cuando son detectados a tiempo. Y asimismo, deben encontrarse tratamientos más eficaces, y mucho menos tóxicos, frente al tumor. De ahí la importancia de un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto Francis Crick en Londres (Reino Unido), en el que se identifica una nueva diana terapéutica que posibilitará el desarrollo de terapias específicamente dirigidas frente a las células del cáncer colorrectal y, por tanto, mucho menos nocivas para el organismo que los tratamientos actualmente disponibles.

Como explica Laura Novellasdemunt, co-autor de esta investigación publicada en la revista «Cell Reports», «desde hace mucho tiempo existe una gran necesidad de encontrar fármacos más efectivos y menos tóxicos para el tratamiento del cáncer colorrectal. En nuestro trabajo hemos encontrado una diana terapéutica novedosa que podría constituir la base para un mejor abordaje de los pacientes en el futuro».

Frenar la progresión

La mayoría de casos de cáncer colorrectal se originan por una mutación en un gen denominado ‘adenomatous polyposis coli’ (APC), que en condiciones normales juega un papel fundamental a la hora de suprimir la formación de tumores. Sin embargo, y una vez mutado, el gen APC aumenta la expresión de la vía de señalización celular ‘Wnt’, bien conocida desde hace más de dos décadas por su implicación en el desarrollo del cáncer colorrectal.

Por tanto, parece claro que para prevenir la formación de tumores en el colon o en el recto ‘tan solo’ hay que inhibir esta ‘Wnt’. El problema es que esta vía de señalización resulta absolutamente vital para muchos órganos, razón por la que los fármacos diseñados para bloquearla provocan un gran número de efectos secundarios, algunos muy graves, en distintas partes del organismo. Entonces, ¿qué se puede hacer? Pues básicamente, encontrar la manera de inhibir la vía ‘Wnt’ únicamente en las células tumorales, para así evitar su proliferación y posterior expansión a otros órganos –el proceso conocido como ‘metástasis’– sin llegar a dañar a las células sanas. Y según los resultados de la nueva investigación, parece que ya hay una forma de hacerlo.

En el estudio, los autores recurrieron a la técnica del ‘corta-pega’ genético –la técnica de edición genética ‘CRISPR’– para trocear el gen ‘APC’ e identificar aquellas secuencias genéticas que disparan la sobreexpresión de la vía de señalización ‘Wnt’ y, por ende, la aparición del cáncer colorrectal. Un análisis genético que, sumado al empleo de otras técnicas moleculares, permitió la identificación de una proteína que, por sí sola, es responsable de la sobreactivación de esta vía ‘Wnt’ en el cáncer.

Posteriormente, los autores emplearon un modelo animal –ratones– de cáncer colorrectal para evaluar el efecto del bloqueo de la actividad de esta proteína. Y lo que vieron es que su inhibición, ya fuera mediante el uso de fármacos o a través de la eliminación –o ‘deleción’– del gen responsable de su expresión, conllevó una reducción de la actividad de la vía de señalización ‘Wnt’ en las células cancerígenas y una ralentización de la proliferación tumoral. Todo ello, además, sin que se alterara la vía ‘Wnt’ en las células sanas.

Medicina personalizada

En definitiva, la inhibición de esta proteína específica posibilita el bloqueo de la vía de señalización ‘Wnt’ en las células tumorales, que no así en las sanas, y frena la progresión del cáncer colorrectal. Así, el próximo paso será ver si la eliminación del gen responsable de la expresión de esta proteína previene el desarrollo de tumores colorrectales en ratones. Un nuevo estudio que, de tener éxito, confirmará que esta proteína es una diana terapéutica viable para el tratamiento de esta devastadora enfermedad.

Como concluye Vivian Li, directora de la investigación, «los actuales tratamientos para el cáncer colorrectal son en mayoría genéricos, mientras que las terapias dirigidas ayudarán al futuro desarrollo de la medicina personalizada. En este contexto, la proteína que hemos identificado en nuestro trabajo tiene un gran potencial como diana terapéutica para el tratamiento de este tipo de cáncer».