CÁNCER DE PÁNCREAS

Identificada la primera diana molecular para el tratamiento del cáncer de páncreas

El cáncer de páncreas, tumor del que se diagnostican cada año más de 4.000 nuevos casos en nuestro país, es el más mortal de todos los tipos de cáncer

Adenocarcinoma ductal de páncreas
Adenocarcinoma ductal de páncreas - WIKIMEDIA

En nuestro país se diagnostican cada año más de 4.000 nuevos casos de cáncer de páncreas, tipo de tumor que, si bien décimo en frecuencia, constituye la cuarta causa de mortalidad por cualquier enfermedad oncológica. De hecho, el cáncer de páncreas presenta la menor tasa de supervivencia asociada a cualquier tumor, con una tasa de supervivencia de solo un 2-10% a los 5 años del diagnóstico. La razón obedece a que las opciones terapéuticas para tratar esta enfermedad son mínimas. Más aún en el caso del adenocarcinoma ductal de páncreas, el tumor que se desarrolla en los conductos glandulares del páncreas y que se corresponde con la forma más común y mortal de este tipo de cáncer. De ahí la importancia de un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Hospital General de Massachusetts en Boston (EE.UU.), en el que se identifica la primera diana molecular para el tratamiento de este tumor.

Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Cell», muestra la vía por la que la proteína de supresión de tumores SIRT6 previene el desarrollo del adenocarcinoma ductal de páncreas. Y asimismo, describe las vías por las que se desarrolla este subtipo de tumor se desarrolla en el 30% de los pacientes en los que esta SIRT6 se encuentra inactivada, abriendo así la puerta al desarrollo de nuevas alternativas terapéuticas.

Como explica Raul Mostoslavsky, director de la investigación, «gracias a los avances en la genómica del cáncer es cada vez más evidente que las alteraciones en los factores epigenéticos, esto es, los factores que controlan si otros genes se expresan y cuándo hacerlo, representan algunas de las alteraciones más frecuentes en el cáncer. Sin embargo, muchos de estos factores no se habían descrito hasta ahora, y aquellos que se habían identificado no se habían asociado a dianas específicas. Y si bien solo una de cada tres muestras analizadas de pacientes con adenocarcinoma ductal de páncreas muestran la señal molecular que hemos identificado, estos pacientes son los que presentan un peor pronóstico».

SIRT6, Lin28b y ‘let-7’

Cuando una célula sufre una alteración –por ejemplo, un daño en su ADN– los ‘genes de supresión de tumores’ expresan proteínas de supresión de tumores para que interrumpan el ciclo celular. De esta manera, se evita una reproducción incontrolada de la célula –o lo que es lo mismo, la proliferación o crecimiento de un tumor.

En este contexto, y entre otras funciones, la proteína de supresión de tumores SIRT6 controla cómo las células procesan la glucosa. De hecho, como ya mostrara una investigación publicada en 2012 por el propio equipo de Raul Mostoslavsky, es capaz de suprimir el cáncer colorrectal a través de la glucólisis –el proceso metabólico a través del cual se oxida la glucosa para la obtención de energía.

Sin embargo, y como demuestra este nuevo estudio, la expresión de SIRT6 está reducida en las células del adenocarcinoma ductal de páncreas, lo que posibilita el desarrollo del tumor a través del incremento de la expresión de la proteína Lin28b –una oncoproteína que normalmente se expresa durante el desarrollo fetal.

Esperamos que el futuro desarrollo de inhibidores de Lin28b puedan beneficiar a este subtipo de pacientesRaul Mostoslavsky

Concretamente, Lin28b previene que los ARNm ‘let-7’ de supresión tumoral bloqueen tres genes asociados con un aumento de la agresividad y la metástasis en el cáncer de páncreas. Es decir, Lin28b juega un papel esencial en el crecimiento y supervivencia de las células del adenocarcinoma ductal de páncreas con deficiencia en la expresió de SIRT6. De hecho, las muestras obtenidas de pacientes que fallecieron de forma más rápida a consecuencia del tumor mostraron un déficit de SIRT6 y ‘let-7’ y un incremento de la expresión de Lin28b.

Como destaca Raul Mostoslavsky, «el mensaje principal de nuestro estudio es que las células tumorales se benefician de la modulación de factores epigenéticos como SIRT6 mediante la adquisición de la capacidad de anular los patrones normales de control del crecimiento celular».

Posible diana terapéutica

Y llegados a este punto, ¿qué aplicaciones podrían tener estos resultados en la práctica clínica real? Pues según los autores, el desarrollo de inhibidores de la oncoproteína Lin28b podría ayudar a frenar el crecimiento tumoral y las metástasis en el cáncer de páncreas. O cuando menos, en el subtipo de pacientes con adenocarcinoma ductal de páncreas con déficit en la expresión de SIRT6.

Como concluye Raul Mostoslavsky, «cada tipo de tumor puede adquirir distintas capacidades que les proporcionan ventajas de cara a su crecimiento y supervivencia. Y en el caso de nuestros resultados sobre el adenocarcinoma ductal de páncreas, estamos interesados en las vías controladas por Lin28b y cómo estas controlan la agresividad y la metástasis. Así, esperamos que el desarrollo, aun en el futuro, de inhibidores de Lin28b puedan beneficiar a este subtipo de pacientes que, a día de hoy, cuentan con muy pocas opciones terapéuticas».

Toda la actualidad en portada

comentarios