Los varones obesos podrían abocar a sus hijas a padecer cáncer de mama
Los varones obesos podrían abocar a sus hijas a padecer cáncer de mama - ARCHIVO
OBESIDAD

Las hijas de varones obesos podrían tener mayor riesgo de cáncer de mama

Un estudio con modelos animales muestra que las descendientes de machos obesos tienen mayor peso al nacer y una probabilidad superior de acabar desarrollando el tumor

MADRIDActualizado:

Cada año se diagnostican en nuestro país más de 25.000 nuevos casos de cáncer de mama, tipo de tumor que, con cerca de 6.200 decesos anuales, representa la primera causa de mortalidad por cualquier enfermedad oncológica entre las mujeres españolas. Un tipo de tumor cuyo riesgo de desarrollo viene condicionado por distintos factores genéticos y ambientales. Es el caso, entre otros muchos, de la adopción de una dieta rica en grasas durante la adolescencia. Y asimismo, del peso del padre. No en vano, como muestra un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Centro Oncológico Integral Lombardi de la Universidad de Georgetown en Washington (EE.UU.), las hijas de padres obesos presentan un riesgo mayor de desarrollar cáncer de mama. O así sucede, cuando menos, en modelos animales.

Como explica Sonia de Assis, directora de esta investigación publicada en la revista «Scientific Reports», «nuestro trabajo evidencia que, en modelos animales, el peso corporal del padre en el momento de la concepción afecta tanto al peso en el nacimiento como al riesgo de cáncer de mama en etapas más avanzadas de la vida de sus hijas».

Obesidad carcinógena

Numerosos estudios han constatado que la obesidad puede transmitirse a través de las generaciones de una misma familia. Y lo mismo sucede con el cáncer de mama. Y en ambas situaciones, se sabe que la obesidad materna juega un papel muy importante: las mujeres que presentan obesidad en el embarazo pueden tener hijas de mayor peso, lo que supone que tengan un mayor riesgo de cáncer de mama en la edad adulta. Sin embargo, y si bien el número de investigaciones para evaluar la posible relación entre el exceso de peso de la madre y el cáncer de mama en las descendientes es muy numeroso, no sucede así en el caso de la obesidad paterna.

En el nuevo estudio, los autores observaron que las hijas de las camadas de los ratones macho obesos y emparejados con hembras con un peso normal tenían un exceso de peso en el nacimiento y a lo largo de toda su infancia. Es más; como consecuencia de esta obesidad parental, las hembras de la camada también tenían un retraso en el desarrollo de su tejido mamario, lo que conllevó que presentaran un mayor riesgo de cáncer de mama.

El peso del padre en el momento de la concepción afecta al peso en el nacimiento y al riesgo de cáncer de mama de sus hijas
Sonia de Assis

Como apuntan los investigadores, «los resultados muestran que la obesidad da lugar a cambios en la expresión genética asociada a los microARN tanto en el esperma de los padres como en el tejido mamario de las hijas, lo que sugiere que este microARN podría portar la información epigenética desde los padres obesos a sus hijas».

Concretamente, los microARN identificados en el estudio están implicados en la regulación de la insulina, lo que conlleva alteraciones en el peso corporal y en otras vías moleculares asociadas al desarrollo del cáncer –caso, por ejemplo, de la vía de señalización de la hipoxia.

¿También en humanos?

Y esta relación entre la obesidad del padre y el mayor riesgo de cáncer de mama en las descendientes, ¿también tiene lugar en los seres humanos? Pues como indica Sonia de Assis, «obviamente, nuestro trabajo ha sido llevado a cabo con ratones. Sin embargo, también resume los recientes hallazgos en humanos que muestran que, frente a aquellos con un peso normal, los hombres obesos tienen un número significativo de alteraciones epigenéticas en sus espermas. Y como sugiere nuestro estudio con modelos animales, estas alteraciones epigenéticas en el esperma podrían tener consecuencias sobre el riesgo de cáncer de las generaciones futuras».

Así, el nuevo objetivo de los investigadores será evaluar si esta relación entre el exceso de peso del padre en el momento de la concepción y un mayor riesgo de tumores mamarios en las hijas también se cumple en humanos.

Y como concluye Sonia de Assis, «hasta que sepamos algo de esta posible asociación en varones, deberíamos ceñirnos a lo que es un buen consejo: las mujeres –y también los hombres– deberían seguir una dieta equilibrada y mantener un peso corporal y un estilo de vida saludables no solo para su propio beneficio, sino también para ofrecer a sus descendientes las mejores opciones para mantenerse sanos».