CÁNCER

Hallan la manera de saber si un paciente con cáncer responderá o no a la inmunoterapia

Los pacientes cuyos tumores presentan mutaciones en el MMR responden adecuadamente al tratamiento con inhibidores de la PD-1

Linfocito T
Linfocito T - ARCHIVO

La ‘proteína de muerte celular programada 1’ (PD-1) es una proteína que se encuentra en la superficie de las células y que actúa como un ‘punto de control’ o ‘checkpoint’ inmunológico: suprime la actividad de los linfocitos T y, en consecuencia, ‘apaga’ o bloquea la respuesta inmune. Una situación que puede resultar muy peligrosa en caso de un cáncer. Y es que ante la ausencia de un sistema inmune que las combata, las células tumorales tienen vía libre para crecer. En consecuencia, los inhibidores de esta PD-1 se presentan como uno de los principales baluartes de la inmunoterapia frente al cáncer. Y ya hay inhibidores de la PD-1 aprobados para tratar algunos tipos de tumores, caso del colorrectal. El problema es que estos inhibidores no funcionan en todos los pacientes. Pero, ¿no hay ninguna manera de saber si un paciente responderá o no al tratamiento? Pues según un estudio dirigido por investigadores del Centro Oncológico Integral Sidney Kimmel de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore (EE.UU.), ahora sí.

Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Science», describe cómo las células cancerígenas que responden al tratamiento con un inhibidor de la PD-1 denominado ‘pembrolizumab’ tienen en común la presencia en su genoma de mutaciones en el ‘sistema de reparación de discordancias del ADN’ –o ‘mismatch rapair’ (MMR) en lengua inglesa, uno de los mecanismos que emplean las células para reparar las lesiones en su ADN–. Así, lo que habría que hacer antes de administrar una inmunoterapia es saber si sus tumores tienen defectos en el MMR.

Como explica Dung Le, director de la investigación, «dado que las pruebas para detectar estos defectos genéticos ya se encuentran ampliamente disponibles, nuestros resultados podrían establecer un nuevo estándar de tratamiento para su uso en los tumores, permitiendo así identificar de una forma más eficiente a los pacientes que pueden beneficiarse de la inmunoterapia».

Predecir la respuesta

Para llevar a cabo el estudio, los autores contaron con la participación de 86 pacientes aquejados de 12 tipos de cáncer diferentes. Y lo que hicieron fue administrarles pembrolizumab, fármaco inmunoterápico que ya se encuentra aprobado para su uso en distintos tipos de tumores.

Los resultados mostraron que el tratamiento con el fármaco fue capaz de controlar la enfermedad en 66 de los participantes. De hecho, los tumores desaparecieron completamente en hasta 18 casos. Pero, ¿qué es lo que distinguía a estos 66 pacientes del resto? Pues, simple y llanamente, que sus tumores tenían mutaciones en el MMR.

Los neoantígenos presentes en los cánceres con mutaciones en el MMR los hacen sensibles a la inhibición del PD-1Dung Le

Los autores analizaron las características de los neoantígenos –esto es, los antígenos presentes en la superficie de las células tumorales– en las biopsias de tres pacientes que respondieron adecuadamente al tratamiento. Y lo que vieron es que estos neoantígenos actuaban como ‘faro’ para las células inmunes una vez se desencadenaba su ataque con la administración del inhibidor de la PD-1. Y lo que es más importante, estos neoantígenos eran exclusivos de las células tumorales con mutaciones en MMR.

Como refiere Dung Le, «nuestros resultados apoyan la hipótesis de que un gran porcentaje de neoantígenos presentes en los cánceres con mutaciones en el MMR los hacen sensibles a la inhibición de los puntos de control inmunitarios. Todo ello con independencia del órgano o tejido en el que se haya desarrollado el tumor».

Múltiples tipos de cáncer

En definitiva, el estudio abre la vía a una mejor identificación de los pacientes con cáncer que responderán adecuadamente a la inmunoterapia. Y para ello, ‘tan solo’ hay que evaluar si sus tumores presentan mutaciones en el MMR.

Como concluyen los autores, «basándonos en el análisis del genoma de 12.019 pacientes con 32 tipos diferentes de tumores, podemos establecer que, cada año, la inmunoterapia podría ser muy útil para hasta 60.000 casos con mutaciones en el MMR solo en Estados Unidos».

Toda la actualidad en portada

comentarios