Arteria osbtruida (dcha)
Arteria osbtruida (dcha) - CNIC
CARDIOLOGÍA

Un estudio con stents coronarios en pacientes con angina de pecho subraya el potencial del efecto placebo

Investigadores del Reino Unido comprobaron que el tratamiento médico con stent no lograba un mayor beneficio en cuanto a síntomas del paciente o en la calidad de vida que una terapia 'simulada'

MADRIDActualizado:

Los stents coronarios -ensanchamiento de la arteria- salvan vidas de muchos pacientes con enfermedad de las arterias coronarias. Pero ahora, una investigación que se publica en «The Lancet», sugiere que gran parte de su efecto beneficioso puede no residir en el propio stent. El ensayo ORBITA ha visto que el efecto el efecto placebo de esta intervención médica puede ser más grande de lo que se pensaba. El ORBITA, dirigido por investigadores de 'Imperial College London', es un estudio ciego, aleatorizado, controlado con placebo de 200 pacientes con angina estable, en el que los investigadores compararon la técnica de colocación de un stent con un procedimiento simulado, donde no se implantó un stent.

Y sorprendentemente los investigadores comprobaron que el tratamiento médico no lograba un mayor beneficio en cuanto a síntomas del paciente o en la calidad de vida que el 'simulado'. «Aunque los stents mejoraron el suministro de sangre, no proporcionaron un mayor alivio de los síntomas en comparación con los tratamientos farmacológicos, al menos en este grupo de pacientes», afirma Rasha Al-Lamee, autora principal del estudio.

«La razón más importante por la que les ponemos a los pacientes un stent es para desbloquear una arteria cuando están teniendo un ataque cardiaco. También colocamos stents en pacientes que sufren dolor solo por hacer esfuerzo, causado por el estrechamiento de las arterias, pero no por bloqueos. En esta ocasión estudiamos el segundo grupo». Ahora bien, advierte que a pesar de que estos hallazgos son interesantes «no significan que los pacientes no deban someterse al procedimiento de la angina estable».

Aunque los stents mejoraron el suministro de sangre, no proporcionaron un mayor alivio de los síntomas en comparación con los tratamientos farmacológicos, al menos en este grupo de paciente

La angina estable es una lesión común en adultos en la que los pacientes sienten dolor en el pecho como resultado de un esfuerzo excesivo debido a la restricción del flujo sanguíneo al corazón. Normalmente, está causada por la acumulación de placas grasas en las arterias y un endurecimiento de las paredes de los vasos sanguíneos, lo que las hace más estrechas y menos flexibles.

El tratamiento más común son los fármacos betabloqueantes o nitroglicerina; sin embargo, algunos pueden someterse a un procedimiento invasivo, conocido como angioplastia con stent o intervención coronaria percutánea. Aproximadamente, 500.000 pacientes en todo el mundo se someten a PCI cada año por angina estable y se cree que el procedimiento brinda un alivio sustancial de los síntomas de los pacientes.

La angina estable es una lesión común en adultos en la que los pacientes sienten dolor en el pecho como resultado de un esfuerzo excesivo debido a la restricción del flujo sanguíneo al corazón

Sin embargo, desde que se introdujo el procedimiento, no está claro si el alivio de los síntomas se debe al tratamiento o al efecto placebo. Como parte del ensayo multicéntrico ORBITA, los científicos reclutaron a 200 pacientes. Todos padecían angina estable y presentaban un estrechamiento en un solo vaso coronario. Una vez inscritos, los pacientes tenían una fase de seis semanas de tratamiento médico intensivo en el que se introdujeron medicamentos utilizados para tratar la angina de pecho y se aumentaron hasta las dosis máximas.

Se dividió a los participantes en dos grupos: los que recibieron un stent cardiaco o aquellos en los que se 'simuló' la intervención mediante una angiografía (examen de diagnóstico por imagen), pero que no recibieron el stent. Ni los pacientes ni sus médicos conocían el tratamiento aplicado.

Sin diferencias

Tanto antes como después de seis semanas del procedimiento, los pacientes se sometieron a pruebas de ejercicio para evaluar su capacidad en una cinta de correr mientras se valoraba su función cardiaca y pulmonar. Y los autores vieron que la diferencia entre los grupos no era estadísticamente significativa, lo que significa que no pudieron decir que el efecto se debió al stent o al azar. Tampoco hubo diferencias significativas en la mejoría de los síntomas sobre la que informaron los pacientes.

Sin embargo, las pruebas sí confirmaron que la colocación de stents alivió significativamente el estrechamiento en la arteria coronaria y mejoró el suministro de sangre al corazón. Esto fue desconcertante ya que los investigadores esperaban que la capacidad de ejercicio y los síntomas mejorarían una vez que se hubiera abierto la arteria y mejorado el suministro de sangre.

Los investigadores explican que suministraron altas dosis de medicamentos antes del procedimiento, algo que no se puede hacer en la clínica rutinaria. Además el grupo de estudio solo contenía pacientes con la forma de enfermedad de una sola arteria y los pacientes con enfermedad de múltiples vasos sanguíneos pueden tener más síntomas.

«Parece que el vínculo entre la apertura de una arteria coronaria estrechada y mejoras en los síntomas no es tan simple como todos esperaban -apunta Al-Lamee-. Ésta es la primera prueba de este tipo y nos ayudará a entender mejor la angina estable, una enfermedad que afecta a muchísimos de nuestros pacientes todos los días».