Los investigadores detectaron el pasado mes la bacteria en la orina de una mujer de 49 años - RERUTERS

Encuentran una «Superbacteria» que podría ser el inicio del fin de los antibióticos

Este descubrimiento en Estados Unidos «anuncia la emergencia de una bacteria verdaderamente resistente a todas las medicinas»

Corresponsal en WashingtonActualizado:

Una mujer de Pensilvania de 49 años es la primera portadora conocida en Estados Unidos de la llamada «bacteria pesadilla», resistente a todos los antibióticos. Se temía que pudiera ocurrir tarde o temprano después de los casos aparecidos en China y Reino Unido. Hace unas semanas, los investigadores descubrieron en su orina una cepa de la E. coli, de probada resistencia al antibiótico colistina. Un estudio publicado en la revista «Antimicrobial Agents and Chemotherapy» recoge el descubrimiento, que «supone la emergencia ante una bacteria verdaderamente resistente».

La colistina está considerada como la última baza dentro de los distintos tipos de tratamientos para hacer frente a las superbacterias, entre ellas la CRE o «bacteria pesadilla», cuya infección causa una mortalidad del 50%. Por ello, las autoridades sanitarias la tienen catalogada como una «amenaza» para la salud pública en Estados Unidos. Según el relato de los investigadores de la Sociedad Americana de Microbiología, que edita la publicación, la mujer acudió al hospital el pasado 26 de abril con síntomas de infección urinaria. Las correspondientes pruebas detectaron una cepa de la bacteria en su orina.

La importancia del hallazgo, que confirma los casos aparecidos previamente en China y Reino Unido el pasado noviembre, llevó a Tom Frieden, director de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), a afirmar que «nos arriesgamos a vivir en un mundo sin antibióticos». Frieden señaló: «Esto demuestra que no estamos muy lejos de un mundo sin antibióticos, que podemos estar en una situación en la que tengamos pacientes en las unidades de cuidados intensivos o pacientes con infecciones urinarias para los que no tengamos este tipo de medicamentos».

El foco del contagio

Una de las complicaciones para continuar con la investigación es la dificultad de establecer la forma en que la mujer contrajo la infección. Y, en consecuencia, a qué ritmo y de qué forma puede contagiarse. Para ello, los departamentos local y estatal colaboran estrechamente. Prueba de la importancia del descubrimiento y sus consecuencias, la infectada fue tratada en un centro sanitario militar, del que fueron enviadas las pruebas al centro médico militar Walter Reed, donde se llevaron a cabo los análisis. En paralelo, se realizaron pruebas dentro del sistema especial con el que cuenta el Departamento de Defensa para tratar los organismos resistentes a los antibióticos.

Científicos y responsables de salud pública han venido advirtiendo hace mucho tiempo de que si la bacteria resistente continúa expandiéndose, las opciones de tratamientos se irán limitando de forma notable. Por ejemplo, las operaciones quirúrgicas rutinarias incluirían un mayor riesgo de mortalidad, las infecciones menores podrían derivar en crisis que supusieran una amenaza para la vida y las neumonías serían mucho más difíciles de tratar.

Durante el último medio siglo, los facultativos se han visto forzados a quedarse con la colistina como última línea de defensa contra las bacterias más resistentes a los antibióticos, pero dista mucho de ser el medicamento ideal.