TABAQUISMO

Los e-cigarrillos pueden haber ayudado a millares de británicos a dejar de fumar

Un estudio sugiere que entre 16.000 y 22.000 británicos dejaron definitivamente el tabaco en 2014 gracias al uso en exclusiva de estos productos

Cigarrillo electrónico
Cigarrillo electrónico - WIKIMEDIA

Cada vez es mayor el número de estudios que han evaluado la eficacia de los cigarrillos electrónicos –o ‘e-cigarrillos’– como herramienta para ayudar a los fumadores a dejar el tabaco. Sin embargo, y de manera similar a como ha sucedido con las investigaciones dirigidas a analizar su utilidad para evitar que la gente empiece a fumar, los resultados han sido contradictorios, cuando no directamente controvertidos. Sin embargo, un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores del Colegio Universitario de Londres (Reino Unido) podría zanjar esta discusión. Y es que según muestran los resultados, los e-cigarrillos ayudaron solo en 2014 a entre 16.000 y 22.000 británicos a dejar el tabaco.

Como explica Robert West, director de esta investigación publicada en la revista «Addiction», «los e-cigarrillos parecen estar ayudando a un significativo número de fumadores a dejar su hábito tabáquico. Una cesación, además, que no podrían haber logrado de otra forma. Y si bien este número no es tan grande como defienden los entusiastas de los e-cigarrillos, resulta bastante sustancial».

Menos fumadores

Para llevar a cabo el estudio, los autores definieron como ‘ex fumadores’ a aquellas personas que habían dejado de fumar por un período no inferior a 12 meses. Y según sus cálculos, la cifra de ciudadanos ingleses que utilizaron los e-cigarrillos para dejar de fumar se elevó en 2014 a casi 900.000.

Concretamente, en el año 2014 residían en Reino Unido cerca de 8,46 millones de adultos fumadores –el 19,3% de los 43,83 millones de ciudadanos mayores de 16 años–, de los que un 37,3% –es decir, 3,16 millones– habría intentado dejar de fumar. Y para ello, cerca de 890.000 recurrieron exclusivamente a los cigarrillos electrónicos.

En este contexto, debe tenerse en cuenta que, como explican los investigadores, «las investigaciones previas han establecido que, cuando se utilizan para este propósito, los e-cigarrillos aumentan la tasa de éxito de cesación tabáquica en un 50% cuando se comparan con la ausencia de cualquier medida de apoyo o el uso de un único sustitutivo de la nicotina, caso de los chicles o los parches de nicotina».

En consecuencia, y partiendo de esta premisa, los e-cigarrillos aumentarían la probabilidad de dejar a fumar a largo plazo –esto es, durante más de un año– de un 5% a un 7,5%. Es decir, la tasa de éxito a la hora de dejar el tabaco con el uso único de los cigarrillos electrónicos sería de un 2,5% –el porcentaje que resulta de restar al 7,5% el 5% de los que lo conseguirían sin ninguna ayuda o con chicles o parches de nicotina.

Los e-cigarrillos parecen estar ayudando a un significativo número de fumadores a dejar su hábito tabáquicoRobert West

Por tanto, la cifra de personas que lograron dejar el tabaco con estos productos se elevaría a 22.000 –el 2,5% de 890.000–. Sin embargo, los autores también tienen en cuenta la posibilidad de que, al recurrir a al vapeo, muchos de estos fumadores obviaran otros métodos que también hubieran resultado eficaces, por lo que la cifra de aquellos que consiguieron dejar de fumar gracias tan solo a los e-cigarrillos podría establecerse realmente en torno a 16.000.

¿Fin de la discusión?

Por tanto, ¿puede concluirse, de una vez por todas, que los e-cigarrillos son útiles para dejar el consumo de cigarrillos tradicionales? Pues aún no, dada la cautela que muestran los autores de este estudio.

Como concluye Robert West, «hemos oído afirmaciones de algunos investigadores en el campo de la salud pública de que los e-cigarrillos socavan la voluntad de dejar de fumar y que, incluso, son una puerta de entrada al hábito tabáquico. Sin embargo, estas afirmaciones derivan de una mala interpretación de lo que las evidencias pueden decirnos a día de hoy. Tenemos que mirar estas evidencias de forma más cuidadosa».

Por tanto, no puede concluirse que el vapeo ayude a dejar el tabaco, pero tampoco se puede descartar que sea así.

Toda la actualidad en portada

comentarios