SALUD PÚBLICA

¿Deberían recomendarse los cigarrillos electrónicos para ayudar a los fumadores a dejar de fumar?

En Reino Unido las autoridades sanitarias los recomiendan; sin embargo muchos profesionales sanitarios aducen que es una puerta de entrada a nuevos fumadores. El debate parece no tener fin.

MADRIDActualizado:

El Instituto Nacional de Excelencia en Salud de Reino Unido (NICE) en sus guías médicas aconsejan el uso de los cigarrillos electrónicos para aquellas personas que intentan dejar de fumar. Sin embargo, las evidencias más recientes sugieren que los cigarrillos electrónicos, tal y como se consumen hoy día, en realidad no ayudan a dejar de fumar a la mayoría de los usuarios y parecen ser una puerta de acceso al consumo de tabaco entre los jóvenes.

Entonces, ¿deberían ser recomendados? Los expertos debaten el tema en un artículo en «BMJ» y ABCSalud ha consultado a algunos médicos españoles

Cada vez más algunos fumadores solictan consejos a sus médicos sobre el uso del cigarrillo electrónico, quieren vapear y los cigarrillos electrónicos pueden ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Así lo afirman Paul Aveyard, profesor de la Universidad de Oxford, y Deborah Arnott, directora ejecutiva de Acción sobre Tabaquismo & Salud.

Los cigarrillos electrónicos son tan efectivos como la terapia de sustitución de nicotina para dejar de fumar, y muchas personas eligen los cigarrillos electrónicos frente a ésta. De hecho, en Reunio Unido y EE.UU. son más populares. En España, la nueva normativa los equipara a los productos del tabaco en cuanto que regula su composición, etiquetado y requisitos de seguridad, priorizando la protección a los menores, ya que, como recuerda el Ministerio de Sanidad, la OMS establece que «no se pueden excluir los riesgos para la salud de la exposición al vapor de estos productos».

Los cigarrillos electrónicos son tan efectivos como la terapia de sustitución de nicotina para dejar de fumar, y muchas personas eligen los cigarrillos electrónicos frente a ésta

En el artículo del «BMJ», algunos expertos temen que la adicción del tabaco a los cigarrillos electrónicos conduzca a un vapeo continuo que puede ser dañino. Pero dicen que "para la mayoría de los vapeadores, la incertidumbre en torno a los daños es en gran medida irrelevante porque vapeo será a corto plazo».

Algunos jóvenes experimentan con cigarrillos electrónicos, pero solo uno en varios cientos de jóvenes que nunca han fumado los usan más de una vez a la semana. En un momento en que los cigarrillos electrónicos se han vuelto más comunes, el tabaquismo entre los jóvenes ha caído a mínimos históricos, por lo que el riesgo de dejar de fumar debe ser bajo, si es que existe.

De acuerdo con este informe, existen ciertas preocupaciones sobre la participación de la industria tabacalera en el mercado del cigarrillo electrónico, sin embargo, «la evidencia sugiere que los cigarrillos electrónicos no están beneficiando a la industria tabacalera porque la tasa de consumo de tabaco está disminuyendo», dicen los autores.

«En el Reino Unido, los cigarrillos electrónicos son parte de una estrategia integral antitabaco que protege las políticas públicas de los intereses comerciales de la industria tabacalera». Las políticas de salud del Reino Unido «promueven el vapeo como una alternativa al tabaco y tiene un consenso entre la comunidad de salud pública con el respaldo de Cancer Research UK y otras organizaciones benéficas, universidades», concluyen.

Las políticas de salud del Reino Unido «promueven el vapeo como una alternativa al tabaco y tiene un consenso entre la comunidad de salud pública con el respaldo de Cancer Research UK y otras organizaciones benéficas, universidades

Snb embargo, también haymuchas voces discrepantes. Kenneth Johnson, de la Universidad de Ottawa (Canadá), cree que recomendar los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar como se promueve y se usa actualmente es irresponsable. La evidencia general es que los cigarrillos electrónicos, tal como se usan actualmente, no ayudan a dejar de fumar, dice.

No hay que olvidar que los cigarrillos electrónicos tienen un serio riesgo para la salud pública de hacer adictos a las nuevas generaciones de jóvenes fumadores, agrega. En un estudio de 2016 entre jóvenes ingleses (11-18 años de edad), los usuarios de cigarrillos electrónicos tuvieron 12 veces más probabilidades de empezar a fumar (52%) que los que nunca usaron cigarrillos electrónicos.

No hay que olvidar que los cigarrillos electrónicos tienen un serio riesgo para la salud pública de hacer adictos a las nuevas generaciones de jóvenes fumadores

«Ellos [las compañías tabacaleras] tienen una larga historia de usar agresivamente su poder económico y político para obtener ganancias a expensas de la salud pública», agrega este experto. British American Tobacco tiene grandes planes para expandir el mercado de la nicotina recreativa con cigarrillos electrónicos, y la cesación no es parte del plan de juego, denuncia

¿Y qué opinan los médcios españoles? José Luis Díaz-Maroto, Médico de Familia y Coordinador del Grupo de Trabajo de Tabaquismo de SEMERGEN, cree que no debe promover su uso para dejar de fuma. «La propia OMS, el Ministerio de Sanidad y las Consejerías de Sanidad desaconsejan la utilización del cigarrillo electrónico para dejar de fumar. Asimismo, desde la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) también mantenemos la misma postura».

Y añade. «El cigarrillo electrónico es un dispositivo capaz de liberar nicotina, no es un medicamento y, por lo tanto, no se puede utilizar como tratamiento para dejar de fumar».

No hay que olvidar que el tabaquismo es una enfermedad crónica adictiva y el mejor tratamiento es el que combina un fármaco y la ayuda psicológica. En su opinión, los medicamentos de primera elección son la terapia sustitutiva con nicotina.

El cigarrillo electrónico es un dispositivo capaz de liberar nicotina, no es un medicamento y, por lo tanto, no se puede utilizar como tratamiento para dejar de fumar

Preguntado por si existen aspectos positivos, este experto reconoce sin embargo que, «sin lugar a dudas, es mejor fumar el cigarrillo electrónico que el tradicional, ya que el primero no produce combustión; pero lo mejor es no fumar de ninguno de los dos. Nuestro cerebro está preparado para funcionar sin ninguna droga externa y, consecuentemente, no necesita nicotina».

No obstante recuerda que muchos fumadores están utilizando los dos tipos de cigarrillos a la vez y que muchos jóvenes se inician en el consumo del cigarrillo electrónico y después se pasan al tradicional. «Con la utilización del cigarrillo electrónico se perpetua la dependencia gestual», apunta.

Es mejor fumar el cigarrillo electrónico que el tradicional, ya que el primero no produce combustión; pero lo mejor es no fumar de ninguno de los dos

Entonces, ¿qué recomendar a los fumadores? Díaz-Maroto señala que hay que tener en cuenta que en el vapeo se producen sustancias nocivas, aunque no exista combustión. También se han reportado estudios que asocian la utilización del cigarrillo electrónico con la producción de neumonías. La utilización del cigarrillo electrónico en lugares que está prohibido fumar, induce a la confusión. Por ello,concluye, «es muy importante insistir a la población que lo normal es no fumar nada».