Persona afectada por glaucoma
Persona afectada por glaucoma - ARCHIVO
GLAUCOMA

Células de la piel reprogramadas para tratar el glaucoma

En marcha distintos estudios farmacológicos para ralentizar la degeneración o prevenir la muerte de las células ganglionares de la retina en pacientes con glaucoma

MADRIDActualizado:

Las células ganglionares de la retina (CGR) son un tipo de neuronas que forman el nervio óptico y transmiten la información visual desde la retina hasta el cerebro. Unas CGR cuya degeneración, o lo que es lo mismo, la destrucción del nervio óptico, conlleva la pérdida progresiva de la visión y la ceguera. De hecho, la degeneración de este nervio óptico es la causa del glaucoma, conjunto de hasta 60 enfermedades oculares y primera causa de ceguera irreversible en todo el mundo. Y en este contexto, investigadores de la Universidad Purdue de Indianápolis (EE.UU.) han logrado reprogramar células de la piel en células madre y diferenciarlas en CGR, lo que abre una nueva vía para la prevención y el tratamiento del glaucoma y de distintas enfermedades que cursan con una neuropatía óptica –esto es, la lesión o pérdida de funcionalidad del nervio óptico.

Como explican los autores de esta investigación publicada en la revista «Stem Cells», «además de para el glaucoma, nuestro estudio tiene potenciales implicaciones para el tratamiento de los tipos de lesión en el nervio óptico que sufren los soldados durante los combates o los atletas que practican deportes de contacto».

Células defectuosas

Para llevar a cabo el estudio, los autores tomaron células de la piel de individuos con una forma hereditaria de glaucoma y de voluntarios sanos y las reprogramaron en células madre pluripotentes, esto es, con capacidad para diferenciarse en cualquier tipo de células del organismo.

Posteriormente, los investigadores diferenciaron las células madre en CGR. Sin embargo, las nuevas CGR obtenidas no eran exactamente iguales entre sí, presentando características diferentes en función de que provinieran de que la persona de la que provenían tuviera o no glaucoma.

En un futuro podríamos ser capaces de coger las CGR de pacientes sanos y sustituir las de pacientes con glaucomaJason Meyer

Como indica Jason Meyer, director del estudio, «las células de la piel de las personas con glaucoma no eran diferentes de las células cutáneas de aquellos sin la enfermedad. Sin embargo, cuando reprogramamos las células cutáneas de los individuos con glaucoma en células madre y luego en CGR, las CGR resultantes no eran del todo saludables y tenían una tasa de mortalidad mucho más acelerada que aquellas obtenidas a partir de las personas sanas».

Futura terapia de reemplazo

En definitiva, el genoma de las personas con glaucoma porta algún gen –o genes– que hace que las CGR acaben muriendo. Una situación que explica que el glaucoma, o lo que es lo mismo, la degeneración del nervio óptico por la pérdida de CGR, sea hereditaria. Así, el siguiente paso será analizar cada etapa de la diferenciación de célula madre a CGR para ver dónde está el problema y poder tratarlo.

Como apunta Jason Meyer, «ahora que sabemos que somos capaces de producir células que desarrollan las características del glaucoma en una placa de laboratorio, lo que queremos ver es si podemos añadir compuestos eficaces que ralenticen el proceso de degeneración, o incluso que prevengan la muerte, de estas CGR. De hecho, ya hemos encontrado cuatro compuestos candidatos ciertamente prometedores y hemos empezado a estudiarlos».

Es más; como concluye el director del estudio, «en un futuro lejano, y según vayamos aprendiendo a reemplazar las CGR perdidas, podríamos ser capaces de coger las CGR de personas sanas y emplearlas como sustitutas para los pacientes con glaucoma. Un reto realmente significativo que debe ser nuestro objetivo a largo plazo. Y un reto, además, que consideramos que no es para nada irreal».