La mejora de los tratamientos en cardiopatías congénitas ha aumentado el número de pacientes que llegan a la edad adulta y que pueden llegar a quedarse embarazadas
La mejora de los tratamientos en cardiopatías congénitas ha aumentado el número de pacientes que llegan a la edad adulta y que pueden llegar a quedarse embarazadas - ABC

Aumentan las mujeres que se ven afectadas por una cardiopatía en el embarazo

Los expertos recomiendan es que las mujeres con alguna cardiopatía diagnosticada sean valoradas antes de quedarse embarazadas y que luego sean sometidas a vigilancia

MADRIDActualizado:

Durante el embarazo, el corazón de la madre sufre cambios fisiológicos que inducen a que el sistema cardiovascular se tenga que adaptar a la nueva situación, esto puede provocar el desarrollo de una patología cardiaca o el desequilibrio de una cardiopatía congénita. De hecho, un nuevo estudio ha observado que las patologías cardiacas son principal causa de mortalidad durante el embarazo, en España la mortalidad materna por esta causa es del 1,4 por ciento.

Un estudio, realizado por investigadores del Hospital 12 de Octubre de Madrid, destaca que la cifra es ligeramente superior a la descrita en el registro europeo (1%), atendiendo al Registro Europeo ROPAC; y apunta a que el aumento puede tener que ver con las mejoras en los tratamientos de las cardiopatías congénitas que han hecho que cada vez un número mayor de estas pacientes llegue a la edad adulta y tenga la posibilidad de quedar embarazada.

Si se analiza más al detalle, dos de cada cien embarazadas pueden presentar complicaciones cardiovasculares durante el periodo de gestación debido a la enfermedad del corazón que padecen, según el estudio publicado en la Revista Española de Cardiología (REC), del que se hace eco la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

«Nuestro estudio observó que la mortalidad materna fue de un 1,4%, una cifra ligeramente superior a la descrita en el registro europeo, un 1 por ciento. Si bien, en nuestra serie el porcentaje de pacientes del grupo IV es claramente mas elevado (el 33 frente al 4%)», explica la doctora Belén Díaz Antón, miembro de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), cardióloga del Hospital 12 de Octubre de Madrid y primera firmante del estudio.

Durante el embarazo el gasto cardiaco puede aumentar hasta en un 50%, se incrementa un 30% el volumen sistólico, y la frecuencia cardiaca aumenta de 10 a 20 pulsaciones por minuto. Además, se reduce la tensión arterial, tanto la sistólica (durante las contracciones del corazón) como la diastólica (con el corazón en relajación). Durante el parto, el dolor y las contracciones del útero provocan un aumento de la presión arterial y del gasto cardiaco, y los valores normales no se restablecen hasta haber transcurrido entre ocho y doce semanas tras el parto.

La situación, además, se agrava cuando la mujer embarazada presenta factores de riesgo (tabaquismo, estrés, obesidad, hipertensión arterial y edad avanzada), ya que la posibilidad de sufrir una complicación se incrementa exponencialmente y también su gravedad.

Complicaciones maternas

El estudio ha seguido la gestación de 62 mujeres con una media de 30,5 años, principalmente con cardiopatías congénitas (69%), hipertensión arterial pulmonar (13%) y valvulopatías (10%) así como a sus recién nacidos. Las gestantes se clasificaron según una escala de riesgo de complicaciones maternas establecida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en la cual se tuvieron en cuenta aspectos como la cardiopatía, la consulta preconcepcional, la clase funcional, la medicación anticoagulante según cardiopatía, la morbimortalidad durante la gestación, el tipo de parto y el puerperio.

«El consejo preconcepcional en las mujeres con cardiopatías y en edad fértil es básico para evitar complicaciones en el embarazo. Lo principal es que las mujeres diagnosticadas de alguna cardiopatía sean valoradas antes de quedarse embarazadas e informadas de los riesgos que puede suponer un embarazo con una patología cardiovascular», considera Díaz

Así, concluye, «es conveniente que durante el embarazo se vigile periódicamente la tensión arterial, se mantenga una dieta baja en sal, se deje de fumar y se lleve una vida lo más saludable posible, y en el caso del paciente cardiópata, también se deben seguir las indicaciones de un equipo médico multidisciplinar formado por cardiólogos y obstetras principalmente».