El 30% de los combatinentes en Irak o Afganistán padece estrés postraumático
El 30% de los combatinentes en Irak o Afganistán padece estrés postraumático - ARCHIVO
ESTRÉS POSTRAUMÁTICO

Un antibiótico de uso común podría tratar o incluso prevenir el estrés postraumático

Doxiciclina, al bloquear proteínas específicas necesarias para que el cerebro pueda formar recuerdos, reduce en un 60% la respuesta frente al miedo

MADRIDActualizado:

Investigadores de la Universidad de Zúrich (Suiza) y del Colegio Universitario de Londres (Reino Unido) han descubierto que la doxiciclina, un antibiótico de uso común, podría servir para interrumpir la formación de miedos o pensamientos negativos en el cerebro, lo que podría ser útil para tratar e, incluso, prevenir el trastorno de estrés postraumático.

Concretamente, el estudio, publicado en la revista «Molecular Psychiatry», muestra que el tratamiento con doxiciclina se asocia, frente a placebo, con una repuesta hasta un 60% inferior frente al miedo. Un resultado que, según creen los autores, se debe a que este antibiótico bloquea ciertas proteínas fuera de las neuronas que, conocidas como ‘enzimas matriz’, son necesarias para que el cerebro pueda formar recuerdos.

Como destaca Dominik Bach, director de la investigación, «en nuestro estudio hemos demostrado una prueba de concepto para desarrollar una estrategia completamente nueva para tratar este trastorno».

Minimizar el miedo

El estudio fue llevado a cabo con la participación de 76 voluntarios sanos que, en función de un criterio totalmente aleatorio, recibieron tratamiento con doxiciclina o con placebo antes de participar en una prueba por ordenador en la que la pantalla parpadeaba en azul o en rojo –y uno de los colores se asociaba con un 50% de probabilidades de sufrir una pequeña, pero dolorosa, descarga eléctrica.

Después de 160 apariciones de los colores, siempre de forma aleatoria, los participantes aprendieron a asociar el color ‘malo’ con la descarga. Y una semana después, ya sin ninguna medicación, los voluntarios repitieron el experimento. Y si bien en esta ocasión no hubo descargas eléctricas, sí aparecía un fuerte sonido justo después de cada color.

La sobrepredicción de la amenaza puede causar un tremendo sufrimiento y angustia en los trastornos de ansiedad como el estrés postraumáticoDominik Bach

Los autores midieron las respuestas de miedo mediante el seguimiento de los parpadeos de los ojos –una respuesta instintiva a las amenazas repentinas–. Y asimismo, calcularon la memoria del miedo restando el tiempo de reacción ante el sonido del color ‘bueno’ al tiempo de reacción ante el color ‘malo’.

Los resultados mostraron que la respuesta al miedo fue un 60% inferior en los participantes que habían recibido la administración de doxiciclina en la primera sesión, al tiempo que tampoco detectaron otros marcadores cognitivos como la memoria sensorial o la atención.

Como indica Dominik Bach, «cuando hablamos de reducir la memoria del miedo, no estamos hablando de borrar la memoria de lo que realmente sucedió. Y es que los participantes no olvidaron que recibieron una descarga cuando la pantalla se ponía en rojo. Lo que olvidaron es a estar asustados de forma instintiva cuando esto sucedía».

Y en este contexto, como concluye el director de la investigación, «aprender a temer a las amenazas es una habilidad importante que nos ayuda a evitar los peligros. El problema es que la sobrepredicción de la amenaza puede causar un tremendo sufrimiento y angustia en los trastornos de ansiedad como el estrés postraumático».