Cólico del lactante: consejos para hacer frente a una 'pesadilla' para los padres
La osteopatía puede ser un solución eficaz para los cólicos de lactante - ABC

Cólico del lactante: consejos para hacer frente a una 'pesadilla' para los padres

Actualizado:

Luis tiene 3 años y su hermano Álvaro, ocho meses. Ninguno de los dos guardará en su memoria las noches en vela que hicieron pasar a sus padres, ni el llanto descontrolado que durante horas, y día tras día, trataban de expresar su malestar. Los dos hermanos han sufrido el denominado cólico de lactante, un trastorno que mina el sueño de toda la familia, pone a prueba los nervios de los padres, pero, sobre todo, es fuente de sufrimiento de los bebés. «Fue horrible, no hay forma de describir ni de que nadie se haga a la idea de lo que es tener hijo que llora a todas horas de forma constante», comenta Itziar, madre de Luis y Álvaro.

Cristina Esteve, pediatra de la Clínica Universitaria de Navarra, lo explica: «El cólico del lactante es un cuadro que suele presentarse en el primer trimestre de vida y que se caracteriza fundamentalmente por episodios de llanto enérgico e inconsolable de unas 3 horas al día, casi a diario o al menos 3 días a la semana, a partir de los 15 días de vida, en un recién nacido que está siendo alimentado correctamente y en el que se descartan otras patologías». Hasta un 20% de los progenitores tiene un bebé con este tipo de trastorno, una de las principales causas de visita al pediatra.

«Mi marido y yo teníamos que turnarnos para dormir. Yo le daba de mamar a Luis y me acostaba, mientras mi marido se encerraba con el niño en una habitación durante tres horas, hasta la siguiente toma en la que yo posteriormente me quedaba con él. Era un auténtico infierno pero, además, veías como el niño se retorcía de dolor. Le sometieron a muchas pruebas porque este problema se le juntó con otros, pero nada parecía indicar que tuviera una patología digestiva grave», agrega.Era un auténtico infierno pero, además, veías como el niño se retorcía de dolor

Itziar sabía que Luis sufría cólicos de lactante porque «mi hermana ya había tenido dos hijas con el mismo problema».

Sin más consejo médico que la paciencia y «sacar bien los gases tras cada toma, decidí buscar en internet y fue entonces cuando encontré la Terapia Distal, basada en la osteopatía infantil, y me decidí a probarla. El cambio fue notorio. Luis era un caso grave de cólicos, pero tras la primera sesión estuvo hasta cinco horas durmiendo. No me lo creía, por fin parecía que mi hijo era ‘normal’. Necesitó más sesiones (hasta cinco), pero después de la última, el problema desapareció. Por este motivo, cuando Álvaro nació y tuvo los primeros síntomas le lleve al mismo especialista y en tres sesiones se acabó el llanto», rememora Itziar.

Raúl Guzmán, jefe del Servicio de Osteopatía infantil de Clínica VASS, y terapeuta de Luis y Álvaro, recalca: «La Terapia Distal es el método que utilizamos para controlar y normalizar los cólicos del lactante en el neonato. Asimismo, es una terapia indicada y eficaz en el reflujo no patológico y en el estreñimiento. Tanto las evaluaciones como el tratamiento se realizan de manera manual con maniobras específicas de Osteopatía Infantil, no es un masaje. Con Terapia Distal se realizan evaluaciones de manera manual en diferentes partes del cuerpo del pequeño: a nivel de la base del cráneo, en el epigastrio (la boca del estómago) y en el recorrido del colon. Se ejecuta una palpación craneal en la base del cráneo para evaluar, y normalizar, si fuera necesario, las tensiones que pudieran estar originadas a este nivel, donde se encuentra el nervio neumogástrico (el que comanda el sistema digestivo). Este nervio puede haber resultado alterado por la postura del bebé en su vida intrauterina o en el momento del parto por motivos naturales».

También «se llevan a cabo evaluaciones de la zona del epigastrio para la detección y posterior normalización de irregularidades en el comportamiento del diafragma y del cardias, y por último, se llevan a cabo evaluaciones y normalizaciones de los movimientos involuntarios de los diferentes tramos del colon, a través de manipulaciones como bombeos, fricciones, movilizaciones, palpaciones y presiones», insiste el experto cuya terapia acaba de ser avalada por la Asociación de Matronas de España.

El nacimiento de la Terapia Distal fue «una secuencia lógica, madurada, constatada, aprobada y muy valorada por miles de padres con bebés con cólico del lactante. La utilización de maniobras específicas de Osteopatía Craneal Infantil y de Osteopatía Visceral Infantil de manera metódica e individualizada, en función de cada caso, nos permitió describir, definir y establecer una línea muy definida de tratamiento específico para los trastornos de tipo madurativo del aparato digestivo del bebé en sus diferentes vertientes: gases, reflujo no patológico y estreñimiento circunstancial», recalca Guzmán.El origen, la razón, de los cólicos aún se desconoce aunque la sospecha recae sobre múltiples causas

El origen, la razón, de los cólicos aún se desconoce aunque la sospecha recae sobre múltiples causas. Por un lado se habla de la inmadurez digestiva propia de los recién nacidos, cierta hipersensibilidad ante determinados estímulos, causas ambientales o el propio temperamento del bebé. Asimismo, tal y como recogía recientemente la revista «Pediatrics», la microbiota intestinal podría estar involucrada en el cólico del lactante.

«Antes de etiquetar el llanto de un recién nacido como cólicos siempre hay que descartar que exista otra causa que requiera un tratamiento específico. Es muy importante acudir al pediatra para que, con una serie de preguntas, pueda orientar y diagnosticar correctamente las causas del llanto. Hay niños con intolerancia a las proteínas de la leche de vaca o a la lactosa, o con reflujo gastroesofágico que requieren terapias específicas», apostilla la doctora Esteve.

Insiste en que «actualmente no contamos con tratamientos farmacológicos definitivos dentro de la terapia tradicional. En esta situación, se ha comprobado que algunos niños responden a un cambio de fórmula láctea y otros mejoran con tratamientos que podríamos llamar alternativos como fitoterapia o remedios homeopáticos. Dentro de las nuevas terapias que se plantean tenemos también la osteopatía y terapia distal».

Seguro y sin efectos secundarios

Esta última está dando muy buenos resultados. Para muchos pediatras con una formación digamos ‘clásica’, el contacto con ella se ha producido a través de nuestros propios pacientes. Han acudido a veces recomendados por otros padres y ante los buenos resultados nos han ido animando a llevar también la iniciativa en este sentido. «Una ventaja clara es que, en manos expertas, es un método seguro y sin efectos secundarios. Es importante, como siempre, que el que practique esta especialidad esté bien formado, no vale cualquiera. Hay que acudir a centros acreditados y con experiencia para obtener los mejores resultados», recuerda la pediatra.

Itziar reconoce: «A mí me ha funcionado, por eso llevé a mi segundo hijo al tratamiento y conozco otros casos de madres que están satisfechas». Sara Martín-Caro, miembro de Con mi matrona, detalla: «desde nuestra experiencia como matronas, observamos que los padres viven el nacimiento de los hijos de forma muy intensa, muy preocupados por dotar al bebé de los mejores cuidados. En ocasiones no son conscientes realmente de la gran responsabilidad que supone y de que requiere atención las 24 h del día. Sin duda, lo que más les preocupa es la alimentación, que el niño coma bien, que no se quede con hambre. Por eso cuando el niño tiene problemas digestivos (cólico, reflujo, etc), lo viven con gran angustia porque piensan que esto repercute en que el bebé no está siendo bien alimentado y no crece sano. Además, la intranquilidad del niño y su llanto genera un estado de ansiedad que termina retroalimentando un círculo vicioso alrededor del problema».

En su opinión, «la Terapia Distal es una técnica que lleva muchos años desarrollándose, creciendo desde la propia experiencia de los profesionales y de los padres con sus bebés. Los resultados son rápidos y eficaces con efectos beneficiosos para el niño desde el primer momento. Los padres acuden con confianza porque ven los resultados, participan junto al terapeuta y se sienten integrados en el cuidado de su hijo», añade.

Sara Martín y sus compañeras de Con mi Matrona forman parte, además, de la Unidad del Cólico del Lactante, proyecto en el que los padres pueden encontrar tanto a centros y profesionales certificados en Terapia Distal, como a pediatras acostumbrados a tratar los cólicos, el reflujo y el estreñimiento infantil de forma global, usando todos los recursos terapéuticos que están a su disposición y sean eficaces para tratar al bebé.