YouTube YouTube: La entrañable historia de amistad entre un perro, un gato y una rata

Llegaron al mismo tiempo a un refugio y desde entonces son inseparables

Los animales que aparecen en el vídeo de YouTube
Los animales que aparecen en el vídeo de YouTube
BITÁCORAS.COM - Actualizado: Guardado en: El Recreo

Cuando queremos comentar que dos personas no se llevan demasiado bien, no es extraño que digamos que son «como el perro y el gato». En el refranero español también encontramos una referencia que señala que «el hijo de la gata, ratones mata»; otra alusión a esta enemistad entre especies presuntamente irreconciliable. Pero... ¿de verdad están condenados canes, mininos y roedores a ser rivales para siempre? ¿O existen excepciones que confirman la regla?

En el blog Love Meow encontramos un relato de lo más peculiar, un caso que se ha hecho viral en las redes sociales y nos invita a creer en el poder de la amistad. Se trata de la historia del perro Sasha, el gato Jack y la rata Tweaks. Según la sabiduría popular, estas tres criaturas estaban condenadas a ser enemigas por naturaleza. Sin embargo, como podrás comprobar a través de este vídeo de YouTube, nada más lejos de la realidad: no sólo son compañeros, sino que juegan juntos y cuidan unos de los otros.

Esta insólita pandilla se ha dado a conocer en Internet después de su ingreso en The Oshkosh Area Humane Society, un refugio para animales situado en Wisconsin. Los tres llegaron al mismo tiempo y, siguiendo el protocolo, pasaron a ser examinados por los veterinarios. El primer turno fue para el gato Jack, que se mostró visiblemente nervioso en cuanto fue apartado de sus dos colegas. Ante las dificultades para llevar a cabo su trabajo, los doctores pensaron... ¿por qué no probar teniendo presente también al perro?

Según el testimonio de estos profesionales, el cambio del minino fue radical en cuanto sintió cerca a su amigo Sasha. Se relajó por completo y no puso más inconvenientes durante las pruebas. La sorpresa fue mayor cuando permitieron que la rata Tweaks se uniese al grupo. En cuanto se vio libre en la sala corrió a saludar a sus compañeros, haciendo carantoñas al perro e incluso tumbándose entre las patas delanteras del gato para acompañarle en su siesta. Desde luego, ni uno ni otro se ajustaban a los roles de presa y depredador.

En homenaje a los inolvidables colectivos liderados en los cincuenta y los sesenta por Humphrey Bogart y Frank Sinatra, los responsables del refugio bautizaron al trío con el nombre de 'The Rat Pack'. Permitieron que viviesen juntos en las instalaciones y esperaron varias semanas hasta encontrar una persona dispuesta a hacerse cargo de los tres. Una historia de cuento como esta sólo podía tener un final feliz: Sasha, Jack y Tweaks ya disfrutan de una nueva vida en una casa de campo de Wisconsin.

Toda la actualidad en portada

comentarios