YouTube

El nuevo «caranchoa»: la broma pesada que enfurece a YouTube

El youtuber ItzArya, criticado por su último vídeo en las calles de Londres

Actualizado:

Hace algo más de un año, el desenlace de una broma ideada por el youtuber «Mr. GranBomba» abrió un acalorado debate en las redes sociales. El joven llamó «cara anchoa» a un repartidor de paquetería y acabó recibiendo un sonoro bofetón. Unos consideraron exagerada la reacción del agresor, otros defendieron que el chistoso se lo había buscado. Sea como sea, el tortazo no ha disuadido a muchos bromistas de seguir burlándose de la gente en plena calle, como demuestra el reciente vídeo publicado por ItzArya.

Este youtuber es un verdadero especialista en bromas callejeras. En su canal de YouTube, con más de 600.000 suscriptores, puede encontrarse un amplio repertorio de mofas. Ensucia zapatos ajenos con ketchup, roba sándwiches a quien va comiendo por la calle, sustrae gorras y sombreros e incluso se atreve a bajar los pantalones a desconocidos. Todo por multiplicar las visitas y la difusión de sus vídeos. Sin embargo, uno de los últimos le ha traído más críticas y descalificaciones que aplausos y «likes».

Como puedes ver en las imágenes sobre estas líneas, la ocurrencia de ItzArya no es precisamente un alarde de originalidad. El youtuber busca una víctima y le lanza agua a la cara, utilizando un vaso de plástico o un botellín. Su modus operandi varía en cada caso. Unas veces ataca por sorpresa, otras disimula iniciando una conversación antes de empapar a su interlocutor. Llega al extremo de simular una caída ante una mujer para vaciarle una botella en el rostro cuando ella acude a echarle una mano.

¿Por qué ha incomodado tanto esta broma? En los últimos tiempos se ha registrado un alarmante número de ataques con ácido en las calles de la capital inglesa. El tema está de actualidad y la preocupación de la ciudadanía es lógica. Por eso muchos internautas han recriminado a ItzArya que generase una situación que puede recordar perfectamente a esa clase de agresiones. «Lo mejor sería que alguien te enseñase pronto una lección», apunta uno de los comentarios.

Haciendo oídos sordos a estas críticas, el youtuber continúa publicando bromas. En su bio se define como «un chico con una cámara y un sueño». A sus 22 años, sus vídeos más populares cuentan sus visitas por millones. De hecho, el más exitoso hasta la fecha es precisamente la primera parte de la broma del agua, publicada hace 7 meses. Ha prometido que filmará una tercera entrega si alcanza los 150.000 'me gusta'; y en tres semanas ha cosechado casi la mitad. Por contra, apenas 12.000 personas han hecho clic en el botón contrario para expresar su desagrado.