El joven que ha conseguido mejorar su nota - BITÁCORAS
Twitter

Twitter: El ingenioso estudiante que utilizó psicología inversa para mejorar su nota

El alumno ha compartido su original truco en Twitter, donde está causando sensación

Actualizado:

A todos nos ha pasado alguna vez. Preparar un examen final con gran esfuerzo, esperar con ansiedad el veredicto del profesor... y cuando llega la calificación definitiva, comprobar que no has alcanzado el objetivo que te habías propuesto por apenas unas décimas. Es doloroso quedarse a un pequeño paso del aprobado, pero cuando uno ha trabajado duro y domina la materia también fastidia no llegar al sobresaliente por muy poco. Esto último es lo que le sucedió a un estudiante llamado Neil Pascua, que sin embargo supo arreglárselas para convencer a su profesor de que mejorase su nota.

Lo más curioso es que no lo logró suplicando al docente que inflase la calificación de su examen, sino todo lo contrario. No podemos descartar que muchos traten de imitar su estrategia, porque el caso está dando la vuelta al mundo después de que el propio Neil compartiese su experiencia a través de Twitter. «Un poco de psicología inversa», comenta el alumno, "no estoy seguro de que vaya a funcionar siempre, pero de vez en cuando merece la pena asumir algún riesgo". La publicación donde desvela su truco se ha hecho viral y ha recibido más de 30.000 'retuits' y cerca de 150.000 'me gusta'.

El joven no había obtenido una mala nota en la asignatura en cuestión: un 89.41, lo equivalente a un 8.94 en un sistema de puntuación del 0 al 10 como el que se utiliza en España. O lo que es lo mismo: un notable muy alto, pero no un sobresaliente. Quizá enrabietado por quedarse a menos de una décima de la calificación más alta, Neil decidió ponerse en contacto con su profesor a través de un email. En lugar de pedirle que le diese un último empujoncito, desplegó sus artes de psicología inversa y esperó acontecimientos.

«¿Sería posible que me bajase un poco la nota? 89.41 está demasiado cerca de un sobresaliente. No quiero decírselo a mis padres, me he quedado tan cerca... Si me pusiese un 85 entenderían mejor que no haya conseguido una calificación superior», explicó al maestro en su correo electrónico. La respuesta no tardó en llegar. «Es la primera vez que me piden algo así. Veré qué puedo hacer, Neil», contestó el profesor. Hasta ese momento, el alumno no sabía a ciencia cierta qué acabaría ocurriendo.

Cuando revisó sus notas en la plataforma virtual del instituto, comprobó que su particular treta había dado resultado: en lugar del 89.41 inicial tenía un 90.11; y por tanto, el deseado sobresaliente. Para demostrar que no se había inventado absolutamente nada, Neil no sólo ha publicado capturas de los mensajes intercambiados con su profesor. También ha compartido un vídeo en el que se ve que su calificación definitiva es el mencionado 90.11. Todo un éxito de la psicología inversa.