El soldado que asistió al nacimiento de su hija a través de una videollamada

La emotiva reacción de Brook Lindsey al conocer a su hija se ha hecho viral a través de Facebook

Actualizado:

Muchos militares no tienen más remedio que habituarse a pasar largas temporadas lejos de sus hogares y sus familias. Su forma de vida implica el riesgo de perderse momentos únicos e irrepetibles, como el nacimiento de una hija. En esa situación se ha encontrado hace apenas unos días Brook Lindsey, que sólo ha podido presenciar la llegada al mundo de su pequeña a través de una videollamada. Su caso se ha hecho viral después de que Tracy Dover compartiese una imagen del soldado americano en su cuenta personal de Facebook.

«Este soldado estaba ayer en mi mismo vuelo hacia Mississippi. El avión se retrasó y tuvo que presenciar el nacimiento de su hija a través de FaceTime. Estaba llorando y rompió nuestros corazones. Le dimos un poco de espacio. Cuando escuchamos al bebé llorar todos nos alegramos por él. He decidido compartir esto porque creo que nunca deberíamos olvidar a los militares que trabajan a diario para nosotros, los sacrificios que hacen», explica Tracy en su post, que ha recibido más de 225.000 «likes».

Las imágenes se hicieron virales y acabaron saliendo a la luz más datos sobre la historia de Brook. El soldado tenía asumido que no estaría junto a su esposa Haley en el parto, dado que sólo tendría derecho a un permiso si el embarazo se complicaba. Sin embargo, a pocos días para salir de cuentas, el doctor recomendó inducir el parto y Brook quiso poner rumbo a casa de inmediato. Desafortunadamente, no había vuelos disponibles hasta la mañana siguiente al momento fijado para la intervención.

Por casualidad, su avión sufrió un retraso y Brook estaba aún en el aeropuerto cuando su hija Millie llegó. De hecho, estaba a punto de subir a la nave cuando recibió una videollamada. «Mi suegra le estaba llamando a escondidas desde el quirófano. Cuando empecé a empujar, el doctor le miró y le preguntó qué estaba haciendo con el móvil. Al ver la cara de Brook en el teléfono, comprendió al instante lo que estaba ocurriendo», ha explicado la madre de la niña.

«El doctor le pidió a mi suegra que sostuviese el teléfono y le mostrase todo a Brook. Él me tranquilizó, me decía que lo estaba haciendo de maravilla. Pude escuchar a la gente en el aeropuerto animándome. El personal del aeropuerto le permitió esperar unos minutos más cuando escuchó al médico gritar "¡que no embarque todavía, que ya está aquí!"», ha explicado la madre de la niña. Y así, después de ver por primera vez a Millie a través de la pantalla de su smartphone, Brook Lindsey llegó por fin a casa para pasar unos días junto a su familia.