El robot que se presenta a alcalde y promete acabar con la corrupción

Una candidatura de inteligencia artificial concurre a las elecciones en Tama City (Tokio, Japón)

Actualizado:

No hace falta una bola de cristal para pronosticar que los robots están destinados a tener cada vez más presencia en nuestras vidas. Algunos ya forman parte de muchas rutinas y otros incluso pueden acabar ocupándose de tareas que actualmente desempeñan las personas. En esta sección ya te contamos en su día cuáles son las profesiones que antes quedarán confiadas a los androides. Sin embargo, entre ellas no figuraba una que ya está en el punto de mira de la inteligencia artificial: la política.

El blog Otaquest nos presenta la candidatura de un robot a la alcaldía de Tama City, un distrito de Tokio de cerca de 150.000 habitantes. Los promotores de esta curiosa iniciativa aseguran que si la ciudad pasa a estar gestionada por máquinas, se tomarán medidas más justas y se pondrá fin a los casos de corrupción. «La inteligencia artificial lo cambiará todo. Podremos desarrollar políticas imparciales y equilibradas. Implementaremos medidas rápidamente, acumulando información y 'know-how'; y lideraremos la próxima generación», explican.

Según la ley vigente, un robot no puede concurrir a los comicios. Por eso hay un hombre detrás de la candidatura, bajo la promesa de conceder un papel protagonista a la inteligencia artificial en caso de resultar vencedor. Se trata de Michihito Matsuda, que ya se presentó a la alcaldía sin éxito hace cuatro años. Esta vez no es su rostro el que aparece en los carteles electorales, sino el de un androide con rasgos femeninos. Con esta nueva estrategia, Matsuda espera obtener mejores resultados que en 2014.

Se supone que los robots pueden ser capaces de analizar qué medidas son más convenientes para Tama City, calculando de antemano pros y contras. En su programa afirma que cuenta con la capacidad de analizar los deseos y las peticiones de la población, satisfaciendo necesidades y resolviendo conflictos. Por ahora, el candidato cuenta con importantes apoyos para su campaña, como Tetsuzo Matsumoto (vicepresidente de la empresa de telecomunicaciones SoftBank) o Norio Murakami (antiguo representante de Google en Japón).

«Dejemos que la inteligencia artificial determine nuestras políticas mediante la recopilación de datos para que podamos crear políticas claramente definidas», insiste Michihito Matsuda, a quien los críticos acusan de querer alcanzar el poder a través de una promesa irrealizable. Sea como sea, las urnas dictarán sentencia. En las elecciones anteriores, su candidatura sin robots obtuvo 3.509 votos, 28.319 menos que el vencedor.