Los inquietantes errores de los primeros «Robocop» de seguridad

Un robot ha causado lesiones a un niño y otro ha cometido «suicidio» en los últimos meses

Actualizado:

El camino parece no tener vuelta atrás: los robots están cada vez más presentes en nuestras vidas y esta tendencia continuará afianzándose en los próximos años. No queda más remedio que acostumbrarse a convivir con ellos. Sus aplicaciones se multiplican y cada modelo nuevo es más sofisticado que el anterior, pero eso no significa que estén exentos de cometer errores. Por el momento, al igual que los seres humanos, hasta los robots más concienzudamente preparados tienen fallos; tal como leemos en el blog Extreme Tech.

El robot K5 de la empresa californiana Knightscope pasa por ser uno de los más avanzados de su clase. Incluso Microsoft decidió en su día adquirir unos cuantos ejemplares para reforzar la seguridad en sus oficinas de Silicon Valley. Estos dispositivos, de 1.5 metros de altura y más de 130 kilos de peso, están equipados con cámaras de vigilancia de alta definición y múltiples sensores para orientarse. También cuentan con sistemas de inteligencia artificial que activan alarmas en caso de detectar una situación irregular. Sin embargo, al menos en un par de ocasiones durante los últimos tiempos ha quedado claro que no son ni mucho menos infalibles.

El caso más reciente tiene su parte divertida y ha dado pie a numerosas bromas en las redes sociales. El pasado lunes, un K5 encargado de la vigilancia de un edificio de oficinas en Washington acabó sumergido en una fuente. Por motivos aún desconocidos, la máquina 'decidió' bajar las escaleras y meterse en el agua, quedando prácticamente inservible. En Twitter son muchos los que han bromeado sugiriendo que se trata de un suicidio por estrés laboral.

«En nuestra oficina había un robot de seguridad. Se ha ahogado. Nos prometieron coches voladores y en lugar de eso nos han dado robots suicidas», ha comentado Bilal Farooqui en Twitter, recibiendo más de 139.000 retuits. «Ha sido un día divertido. El súper robot de seguridad de alta tecnología de nuestro edificio de oficinas ha tenido un percance», ha señalado otro trabajador, Greg Pinelo, en la misma red social, adjuntando fotografías del incidente. Un episodio que está siendo investigado por Knightscope.

La compañía ya tuvo que presentar disculpas hace cosa de un año, cuando otro K5 hizo algo bastante más grave que arrojarse al agua. El robot arrolló a un niño de apenas 16 meses en un centro comercial de California, provocándole varias magulladuras en todo el cuerpo. «Golpeó a mi hijo en la cabeza e hizo que cayese al suelo. Después no se detuvo, continuó moviéndose hacia adelante. El pequeño lloraba como loco», explicó la madre del crío en su día. Aunque todo apunta a que los robots ocuparán pronto el lugar de las personas en ciertas profesiones, no cabe duda de que todavía necesitan algunos ajustes.