La importante regla del Monopoly que seguramente has pasado por alto

La utilización de esta norma puede cambiar por completo la experiencia de juego

Actualizado:

Las vacaciones de Navidad están cada vez más cerca. En estas fechas es habitual pasar tardes enteras en casa, a salvo del frío, compartiendo horas con nuestros seres queridos. Los juegos de mesa están entre los pasatiempos más recurridos y sin duda alguna el 'Monopoly' es uno de los grandes favoritos en numerosos hogares. Si tienes pensado jugar alguna partida en las próximas semanas quizá te interese conocer una regla que un montón de jugadores ha ignorado durante años... y que cambia radicalmente la dinámica sobre el tablero.

El responsable de que se haya desatado el debate ha sido un usuario de Twitter llamado Ruben. «Cuando alguien cae en una propiedad en el Monopoly y no la compra, sale a subasta y puede comprarla cualquier jugador. Está en las normas», ha explicado el internauta. La revelación ha supuesto una sorpresa brutal para decenas de tuiteros, que han expresado su asombro ante una regla que confiesan haber ignorado desde que tienen memoria.

No es extraño que la hoja de papel con las reglas se extravíe de la caja del juego, tras muchísimas tardes de servicio. Sin embargo, en la web oficial de Hasbro puede consultarse el reglamento de Monopoly en formato PDF. Allí se detalla qué sucede en el supuesto planteado por Ruben; y definitivamente, los fabricantes del juego le dan toda la razón.

«Si el jugador opta por no comprar, la propiedad es puesta inmediatamente a la venta en subasta por el Banquero y es vendida al mejor postor. El comprador pagará al Banco la cantidad estipulada en la licitación y recibirá la carta correspondiente de Escritura de Propiedad. Todos los jugadores pueden licitar, incluso el jugador que no aceptó la opción de compra al precio impreso en la propiedad. Cualquier precio puede servir de base para comenzar la licitación», sentencia la norma.

Tal como apuntan varios tuiteros, este 'descubrimiento' amenaza la tranquilidad de las sobremesas navideñas que ya están a la vuelta de la esquina. Nada como un debate sobre reglas de juego para generar discusiones en familia. Si te decides a ajustar esta dinámica tras muchos años jugando de otro modo, procura tener a mano la documentación... aunque para los más testarudos nunca habrá argumento más impepinable que el tradicional «en mi casa siempre se ha jugado así».