Parratt ha sufrido dos abortos espontáneos por problemas cardíacos
Parratt ha sufrido dos abortos espontáneos por problemas cardíacos - Facebook

El horrible testimonio que demuestra lo peligrosas que son las bebidas energéticas para nuestro organismo

La joven Dion Parratt afirma que, tras beber de 3 a 5 latas diarias, ha sufrido dos abortos espontáneos y se ha visto relegada a vivir llena de cables

MadridActualizado:

Se llama Dion Parratt, es británica y se encuentra en la flor de la vida al contar con menos de 20 primaveras a sus espaldas. La lógica dicta que debería ser feliz. Sin embargo, desde hace varios meses su destino está ligado perpetuamente al de un monitor cardíaco -que tiene que portar las 24 horas- y a multitud de cables que copan su pecho. Y todo ello, según afirma, por beber muchas bebidas energéticas. Concretamente, por meterse en el cuerpo de 3 a 5 latas diarias. Al menos, así lo ha afirmado en su página personal de Facebook y lo han recogido varios medios holandeses.

Según explica esta chica en las redes sociales, su triste historia comenzó cuando -durante su etapa en el instituto- se enganchó a estas bebidas. Según podemos imaginar, porque la mantenían despierta gracias a la cafeína que portan. «Bebía tantas bebidas energéticas como podía. A veces eran cinco botellas al día», señala. En principio no le crearon mayores problemas. Sin embargo, en la actualidad -cuando apenas tiene 18 años-, sufre de una severa insuficiencia cardíaca provocada -según cree- por estos refrescos.

In the Dutch news paper and that 󾌴󾆐

Posted by Dion Parratt on Martes, 19 de enero de 2016

Entre los problemas que arrastra, destaca el que su cuerpo tenga que estar perpetuamente conectado a un monitor cardíaco. Algo que ha decidido inmortalizar y subir a Facebook para que la sociedad comprenda el daño que pueden hacer al organismo estas bebidas. «Pensé mucho sobre subir esta foto. Esto es lo que sucede cuando te pasas toda la infancia bebiendo bebidas energéticas. Ahora estoy atrapada entre cables y una gran caja pegada a mi las 24 horas del día. Antes de empezar a tomar bebidas energéticas, piensa lo que haces con tu cuerpo», explica.

Además, y siempre según su versión, sufrió dos abortos involuntarios y espontáneos provocados por estos refrescos. El segundo, a los 17 años, y por problemas cardíacos. «No es nada divertido que tu hija tenga que pasar por todo esto. A veces ella se encuentra débil porque su ritmo cardíaco es demasiado bajo. Es entonces cuando la máquina la ayuda. Es desgarrador. Si alguien lee esto y deja de beber estas bebidas mortales, estaré orgullosa de que no haya tenido que pasar por esto», determina Debby Frost, la madre de la joven en declaraciones recogidas por el diario «DL».

Ahora, después de tratar por todos los medios de desengancharse de estas bebidas, Parratt afirma que se siente constantemente cansada y no tiene apetito. «Mi cuerpo está muy maltratado, casi no tengo energía» determina. Según explica, para terminar, su objetivo es que la sociedad deje de ver estas bebidas como un aliciente para mantenerse despierto y se prohiba su consumo de inmediato.