Alan Robinson y Walter Macfarlane descubrieron que eran hermanos tras 60 años de amistad
Alan Robinson y Walter Macfarlane descubrieron que eran hermanos tras 60 años de amistad

Los hombres que descubrieron que eran hermanos tras 60 años de amistad

Cercanos desde la infancia, Alan Robinson y Walter Macfarlane han descubierto que son algo más que amigos

Actualizado:

Afirma el refrán que «quien tiene un amigo, tiene un tesoro». Siguiendo con el paralelismo, podríamos añadir que quien conserva una amistad de la infancia al alcanzar la madurez lo que tiene es un auténtico botín. A veces, un buen amigo es casi como un hermano; y en otras ocasiones, la amistad que ofrece un hermano es la más sólida que se puede encontrar. Pero el caso de Alan Robinson y Walter Macfarlane rompe todos los esquemas que se puedan imaginar: tras una vida entera como amigos, estos hombres han descubierto que en realidad son hermanos.

El blog Snopes nos cuenta los detalles de esta anécdota que se ha hecho viral y está dando la vuelta al mundo. Alan y Walter nacieron en Hawái con apenas 15 meses de diferencia; y allí han pasado la inmensa mayor parte de sus vidas. Compañeros de escuela en Honolulu, la intriga que los dos sentían sobre sus verdaderos orígenes estrechó sus vínculos desde que eran niños. Alan vivía con una familia adoptiva, mientras que Walter jamás había conocido a su padre. Desde siempre, ambos compartieron curiosidad por investigar su pasado.

Nunca se les pasó por la cabeza que hurgando en la historia podrían terminar llegando exactamente al mismo sitio, pero así ha sido. El descubrimiento, como sacado de un guión de película, se ha dado precisamente en Navidad. Con ayuda de Cindy, su hija, Walter recurrió a Internet para tratar de resolver el misterio de su familia paterna. Introdujo los datos de su ADN en una web especializada y, para su sorpresa, comprobó que en algún lugar del mundo había una persona que compartía un perfil coincidente.

Pero había más. El nick o alias de ese usuario le dejó directamente sin aliento: Robi737. En la mente de Walter apareció al momento la imagen de su amigo Alan, apodado «Robi» y antiguo piloto de Aloha Airlines, compañía para la que dirigía aviones modelo Boeing 737. Cuando se puso en contacto con él pudo comprobar que, en efecto, la cuenta era suya. Las pruebas a las que posteriormente se sometieron confirmaron que eran hermanos por parte de madre.

Y así, tras seis décadas de amistad, pudieron hacer el sorprendente anuncio ante sus familiares y seres queridos. «Ha sido una experiencia abrumadora, todavía lo es. No sabemos cuánto tiempo nos llevará superar este sentimiento. Es el mejor regalo de Navidad que podríamos imaginar», confiesan. Ahora arden en deseos de disfrutar del hallazgo. Los dos están ya jubilados y pretenden viajar juntos para recuperar el tiempo perdido. Porque al fin y al cabo lo tuvieron como amigos, pero en adelante lo vivirán como hermanos.