FacebookFacebook: El extraño caso del perro que lleva tres días mirando una pared

El vídeo del can absorto ante una pared azul se ha hecho viral tras ser publicado en Facebook

Actualizado:

De vez en cuando, los animales domésticos se comportan de manera extraña o incluso inexplicable. Por lo general, los gatos son especialistas en esta clase de rarezas. Parecen ver cosas que nadie más ve, como si fuesen capaces de detectar presencias del más allá. Pero un vídeo grabado en Argentina que se ha hecho viral durante los últimos días demuestra que también los perros pueden actuar de ese modo: un can ha atraído la atención de miles de personas al pasarse tres días pasmado ante una pared.

Un vecino del Barrio Stefenelli, en General Roca (Río Negro, Argentina) es quien ha publicado las curiosas imágenes en su cuenta de Facebook. El primero de los vídeos que ha compartido tiene una duración de poco más de un minuto. En él vemos al perro absorto ante el muro de una parada de autobús, con el hocico a escasos centímetros del tabique. Su concentración es tan exagerada que resulta inquietante. Apenas desvía la mirada un par de segundos cuando le llaman la atención para intentar sacarlo de su embelesamiento.

De fondo escuchamos los comentarios de las personas que asisten atónitas a la escena. «Me da pena», confiesa una mujer. «Algo ve, ¡tres días así!», responde un hombre. «Me parece que ve algo que no vemos nosotros», añaden un poco más tarde. El vídeo se ha hecho viral y las especulaciones se han disparado. Algunos han llegado a afirmar que el perro fue abandonado por su dueño y de ahí su insólita conducta. Cristian Aedo, autor de la publicación original, se ha encargado de desmentirlo.

El can vive en una casa próxima a la estación de autobús. Aedo, que ha compartido en su cuenta de YouTube un segundo vídeo, ha detallado que el animal se tomaba breves descansos cada cierto tiempo, regresando a su posición original al poco rato. Siempre en la parada de autobús, siempre en el mismo rincón. Después de tres días insistiendo en esa actitud, su fama en la red ha provocado que un montón de curiosos visitasen el lugar para verlo desde cerca.

Temiendo que alguien pudiese robar al perro, su dueño terminó por sacarle de allí forzosamente y dejarlo atado en su jardín. Los internautas mantienen abierto el debate, tratando de entender por qué miraba a la pared. Una de las explicaciones más repetidas es que podría tener algún problema de visión, extremo descartado tajantemente por su propietario. Otros valoran la posibilidad de algún trastorno neurológico. Sea como sea, lo más probable es que nunca sepamos qué veía Indio en aquella pared.