El enigma sin resolver de la esvástica con 8.000 años será investigado por la NASA

Los geoglifos ubicados en Kazajstán serán fotografiados desde la Estación Espacial Internacional

MadridActualizado:

Desde que en 2007 fueran descubiertos por el economista Dmitriy Dey, los 260 geoglifos ubicados en Kazajstán siguen siendo un misterio. ¿Cuándo fueron creados?¿Con qué objetivos? Las teorías son múltiples. Los más racionales afirman que estas figuras (entre las que hay una esvástica) fueron ideadas para que fueran vistas por los dioses desde el cielo. Sin embargo, las mentes más calenturientas abogan porque son signos de una civilización extraterrestre que bajó a la Tierra hace miles de años. El enigma, desgraciadamente, continúa.

Aunque la primera pregunta parece tener una respuesta contrastada (pues los expertos afirman que estos dibujos cuentan aproximadamente con 8.000 años de antigüedad) lo cierto es que no sucede lo mismo con la segunda. Esta es la que trae verdaderamente de cabeza a los expertos, quienes, parece que cansados de investigaciones inocuas, han ordenado a los miembros de la Estación Espacial Internacional que fotografíen desde el exterior de la Tierra la estepa de norte de Kazajstán. El objetivo es claro: acelerar las pesquisas para desvelar de una vez los misterios de estas composiciones (las cuales cuentan con un tamaño de entre 90 y 400 metros)

Concretamente, estos dibujos fueron descubiertos en 2007 por Dey, quien es partidario de que la mayoría de las figuras no fueron ideadas para ser vistas desde las alturas, sino para sistematizar el movimiento del Sol desde su «nacimiento» mañanero. Algo diferente sucede con un dibujo en forma de esvástica que se ubica en la planicie, un símbolo ideado hace más de 10.000 años para representar la prosperidad y el poder. Esta, por el contrario, podría haber sido elaborada como amuleto de la suerte, algo para lo que fue utilizada desde tiempos inmemoriales (no en vano su significado es el de «Ello es bueno»). A su vez, destaca que este es el único símbolo que ha sido rematado con madera, y no realizado únicamente sobre la tierra.

Sea como sea, parece que todavía habrá que esperar algunos años para poner luz de una vez sobre los enigmas que rodean a estos dibujos. Y es que, ni la Universidad de Kostanay no la de Vilna han logrado resolver el misterio mediante sus radares de última generación. «A partir de hoy, sólo podemos decir una cosa: los geoglifos fueron construidas por los pueblos antiguos. Por quién y con qué propósito, sigue siendo un misterio», han señalado los arqueólogos Kostanay Irina Shevnina y Andrew Logvin a «Live Science».

Por su parte, e independientemente de la información que puedan obtener mediante las fotografías enviadas desde la Estación Espacial Internacional, Dey está investigando la posibilidad de utilizar vehículos no tripulados para fotografiar desde una altura adecuada estos geoglifos. A su vez, el experto está recabando información sobre dibujos similares ubicados en otros lugares como Nazca con el objetivo de observar los posibles paralelismos que existan.