Los enfermeros que quisieron cumplir la última voluntad de una paciente terminal

La mujer manifestó su deseo de ver el mar por última vez y los auxiliares no dudaron en ayudarle a conseguirlo

MADRIDActualizado:

Algunos profesionales sanitarios no tienen más remedio que acostumbrarse a convivir con la muerte y todo lo que ésta conlleva. Las últimas horas de vida de numerosas personas, el contacto con las familias y la comunicación de malas noticias forman parte de sus rutinas, que intentan llevar de la mejor manera posible. La vocación, el compromiso personal y la empatía se convierten así en valores que pueden suponer grandes diferencias para los pacientes que están en sus manos. El último ejemplo de ello nos llega desde Hervey Bay (Queensland, Australia).

La historia se ha hecho viral después de que el Servicio de Ambulancias de Queensland la compartiese a través de su página de Facebook, acompañada por la fotografía que puedes ver sobre estas líneas. «Es demasiado buena como para no publicarla», justifican los administradores de la página, antes de contar un relato que está dando la vuelta al mundo. En apenas unos días el post ha sido compartido por más de 24.000 usuarios, recibiendo más de 72.000 likes y más de 5.000 comentarios.

«Uno de nuestros equipos estaba trasladando a una paciente a la unidad de cuidados paliativos del hospital local. La paciente expresó su deseo de visitar la playa», cuentan desde el Servicio de Ambulancias de Queensland, «yendo más allá de sus obligaciones, el equipo tomó un pequeño desvío para llegar a la impresionante playa de Hervey Bay y conceder así esa oportunidad a la paciente. Derramó algunas lágrimas, pero se sintió muy feliz».

La imagen retrata el momento en que la paciente, desde su camilla, contempla el mar por última vez, en compañía de uno de los enfermeros. «A veces no son los medicamentos, ni la preparación, ni las habilidades lo que marcan la diferencia. A veces solo es necesaria la empatía», sentencian los autores de la publicación, felicitando a los compañeros responsables de la emotiva escena. «Fantástico trabajo, Danielle y Graeme. El servicio está muy orgulloso de vosotros», concluye el post.