La asombrosa transformación de una familia china tras seis meses de entrenamiento

Tras compartir su espectacular evolución a través de Facebook, más de uno se habrá quedado con la boca abierta

Actualizado:

Es uno de los propósitos de Año Nuevo más repetidos en todos los rincones del planeta. «Este año sí, este año me pondré en serio a hacer ejercicio. Me pondré en forma y perderé peso», se repiten cientos de personas cada 1 de enero. Por supuesto, una cosa es proponérselo y otra muy diferente llevar a cabo el plan. En la mayor parte de los casos el proyecto termina en fracaso; y la inversión en el gimnasio acaba siendo dinero malgastado. Eso sí, algunos se lo toman muy en serio, como una familia china que está arrasando en Facebook.

La idea original fue de Jesse, un fotógrafo de 32 años. Cuando su esposa se quedó embarazada, su madre decidió trasladarse temporalmente a su casa para prestar apoyo a la pareja durante la gestación y los primeros meses de maternidad. Jesse detectó una oportunidad de hacer algo bueno para toda la familia y pidió a su padre, alcohólico tiempo atrás, que también se mudase. Con los cuatro juntos y uno más en camino, el joven diseñó un plan para mejorar el estado físico de sus seres queridos. El punto de partida fue el que puedes ver en la foto sobre estas líneas.

En esta segunda imagen se observa el resultado final. Todos han perdido peso y los dos hombres incluso han trabajado en su musculatura. Según ha explicado Jesse, durante los primeros días caminaron deprisa, después empezaron a correr y cuando se sintieron preparados se inscribieron en un gimnasio para trabajar duro. Cada diez días publicaron fotografías en las redes sociales para compartir sus progresos con un creciente número de seguidores. El objetivo era trabajar duro del 10 de marzo al 30 de septiembre de 2017, pero al llegar a la meta decidieron seguir adelante.

Por supuesto, Jesse se siente mucho más a gusto con su cuerpo actualmente. Sin embargo, su mayor satisfacción no tiene que ver con sus propios logros. «Sin duda, lo mejor ha sido ver a mi padre convertirse en un hombre seguro de sí mismo y feliz», explica el fotógrafo. Su madre y su esposa también están mejor que nunca; y todos están listos para correr detrás del nuevo integrante de la familia cuando éste eche a andar. Son una prueba viviente no sólo de que el esfuerzo da sus frutos, sino también de que la unión hace la fuerza.