La abuela que desató el caos en un aeropuerto con su peculiar equipaje

Un confuso letrero colocado en su maleta activó las medidas de seguridad en la terminal

Actualizado:

Las medidas de seguridad en los aeropuertos se han multiplicado en los últimos años. Si utilizas el avión con cierta frecuencia desde hace algún tiempo, habrás percibido cómo cada vez hay más controles, cámaras y agentes en las terminales. En algunos casos esto provoca que el acceso a la nave sea un proceso largo y tedioso, pero es lo único que se puede hacer para garantizar la tranquilidad de los viajeros. Eso sí, en ocasiones se producen falsas alarmas, como la que vivió hace unos días el aeropuerto de Brisbane.

El blog LatestLy cuenta los detalles sobre la espectacular confusión generada por una anciana y su equipaje en esta terminal australiana. La mujer había iniciado su viaje en el aeropuerto internacional Chhatrapati Shivaji, en Bombay (India). Para distinguir su maleta, quizá tratando de evitar que se extraviase durante el largo trayecto, colocó en ella un letrero distintivo. El problema es que lo que para ella no era más que una señal de identificación fue para los agentes de seguridad un indicio inquietante.

Como puedes ver en la imagen sobre estas líneas, lo que hizo la anciana fue indicar la procedencia y el destino de su maleta con un cartel hecho a mano. El problema es que para señalar el origen, Bombay, utilizó una abreviatura cuanto menos extraña: «BOMB». Es cierto que 'BOM' es el código del aeropuerto Chhatrapati Shivaji y también que justo debajo, en letra pequeña, escribió el nombre oficial de la ciudad india desde 1995, Mumbai; pero no fue suficiente para evitar que se activase el protocolo de seguridad.

Una pasajera vio la bolsa en la cinta de recogida de equipajes y alertó a las autoridades. La zona fue desalojada de inmediato y la anciana tuvo que someterse a un breve interrogatorio, mientras los agentes se aseguraban de que su mochila no contenía nada peligroso. Fueron minutos de jaleo y nerviosismo, con muchos viajeros descontentos por tener que esperar para recoger sus maletas. La hija de la anciana intervino para explicar que los conocimientos de inglés de su madre son muy limitados. Al final, todo quedó en un pequeño susto y una gran anécdota.