pretemporada

La pasión americana del Real Madrid

El duelo contra Mourinho marcará el primer partido de la historia del club en Florida. Nueva York acogió la primera visita del Real Madrid a Estados Unidos, en 1927

v. pérez - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

Ochenta y seis años después de su primera visita a Estados Unidos, el Real Madrid descubre Miami, ciudad de recreo para millones de norteamericanos de la Costa Este y puerta de entrada para millones de turistas de todo el mundo, especialmente desde Sudámerica y España. Miami acoge esta madrugada (03.00) el esperado duelo contra el Chelsea de Mourinho, protagonista de nuevo por su polémica con Cristiano Ronaldo.

Acostumbrado durante el último lustro a preparar la temporada en Estados Unidos, el Real Madrid visita por primera vez en su historia la ciudad Miami para disputar la final de la International Champions Cup contra el Chelsea. El partido ha desatado un inusitado interés en la ciudad, que cuenta con una franquicia en las grandes ligas de fútbol americano (Dolphins), baloncesto (Heat), béisbol (Marlins) e incluso hockey hielo (Panthers), pero carece de representación en la Major League Soccer. Aún así, se espera un ambiente espectacular en el Sun Life, que está a punto de vender todo el papel correspondiente a las 74.919 localidades del estadio de los Miami Dolphins.

El partido será el penúltimo compromiso del Real Madrid en Estados Unidos dentro de una gira de lo más dispar, siguiendo la filosofía de la de 2012, en la que el club blanco ha visitado cuatro ciudades en cuatro Estados distintos, pasando por las dos costas y por dos grandes ciudades del interior como Phoenix (Arizona) y San Luis (Misuri). Una gira en toda regla que busca fortalecer la imagen del Real Madrid en Estados Unidos, que recibió la primera visita del club blanco nada menos que en 1927.

Una visita histórica

Aquel primer viaje se enmcaró dentro de la gira del club blanco por todo el continente americano, impulsada por el presidente Luis de Urquijo. Estados Unidos fue la última parada de una gira de más de dos meses por Argentina, Uruguay, Perú, Cuba y México. El estreno del Madrid en tierras estadounidenses llegó en Nueva York, el 24 de septiembre de 1927 ante el Galicia SC, un equipo fundado por un grupo de 300 gallegos emigrantes.

La siguiente visita blanca a Estados Unidos se produjo tres décadas después, en 1959, cuando aquel mítico equipo de los Gento, Di Stéfano, Puskas y compañía que brillaban en Europa disputó un partido amistoso contra el Graz en el histórico Ebbets Field de Brooklyn. «Había en el campo esas muchedumbres que sólo puede dar Brooklyn en verano, abigarradas, broncas, alegres, con dos patrias -Brooklyn y "la otra-, camiseta a cuadros, una lata de cerveza en la mano y un entusiasmo inextinguible por la vida», relata la crónica de aquel día del diario ABC.

Ese partido del Real Madrid levantó una notable expectación en Nueva York. «Había italianos, irlandeses, alemanes, los "latinos" y los españoles con su Galicia a cuestas. Miles de españoles que no se sabe nunca de dónde salen, pero que viven en Brooklyn y en Queens y que no se pierden a Carmen Amaya cuando baile en Broadway, ni, naturalmente, al Real Madrid cuendo viene a Ebberts Field», relataba las páginas de este diario, que subrayaba la presencia de unos 15.000 espectadores en el triunfo 6-2 del equipo español. Tres días después, en el mismo escenario, el club blanco goleó (8-0) a un combinado austro-húngaro de exiliados.

El saque de Rita Hayworth

Tres años después, en el verano de 1961, el Real Madrid volvió a pisar Norteamérica. Primero disputó un amistoso en Canadá ante el Toronto City con un abultado triunfo (1-5) y dos días más tarde la expedición se desplazó a Los Ángeles para apabullar a un combinado local (0-9) con golazo incluido de Di Stéfano. «Arrancó desde el medio campo, burló a los dos medios, se pasó la pelota él solo por entre dos hombres de la defensa, esperó la salida del portero y, cuando ésta se produja, levantó el balón y, limpiamente y con toda sencillez, este so coló en la portería local», sentenciaba la crónica de ABC sobre un encuentro marcado por el saque de honor de la actriz Rita Hayworth y por la grabación del partido por parte de la televisión americana en tecnicolor.

Nueva York acogió un partido del Real Madrid ye-ye en 1965, un amistoso contra el Independiente de Avenalleda ante más de 14.000 espectadores que pagaron por la entrada entre cinco y doce dólares para ver un duelo que acabó con bronca por la expulsión de Gento y Puskas, lo que provocó la suspensión del encuentro durante una media hora. En 1967 el Real Madrid disputó un amistoso en Houston (Texas) contra el West Ham en el gigantesco Astrodome -hoy Reliant Astrodome-, primer estadio techado del mundo, ante 35.000 espectadores que, según publicó ABC, dejaron unos 90.000 dólares de ingresos en taquilla. El Madrid, además, ingresó dinero por los derechos de televisión: dos cadenas mexicanas se desplazaron al estadio para emitir en directo el partido.

Al año siguiente el Real Madrid volvió a Nueva York para jugar un partido ante los Generals, que semanas antes se habían medido al Santos de Pelé. Los blancos ganaron con holgura (4-1) ante la mirada de unos 17.000 espectadores, aunque el partido pasó desapercibido para el gran público, entregado ya entonces al béisbol y al fútbol americano. «La prensa diaria -"Daily News", "New York Times" y demás gigantes de la información, dedica muy poco espacio a este fútbol, tan poquito que cuesta trabajo encontrar en alguna de sus ediciones la noticia o comentario al partido», explicó este diario.

Giras galácticas

Dos décadas completas estuvo el Real Madrid sin jugar un partido en Estados Unidos, hasta que el club decidió realizar una gira por Norteamérica en 1990. Después de la brillante Liga de los récords, el equipo de John Benjamin Toshack disputó cuatro partidos en Los Ángeles, aunque viajó hasta allí sin los internacionales españoles, ya concentrados para disputar el Mundial de Italia. La gira se saldó con tres victorias (WBA, Colonia y selección de la Concacaf) y una derrota ante la selección de México, a pesar de que Hugo Sánchez disputó el partido con la camiseta blanca.

En los últimos años las visitas del Real Madrid a Estados Unidos han sido más habituales, reflejo del empeño del club en abrirse mercado en un país donde el fútbol profesional todavía es una competición menor. Florentino Pérez llevó a sus «galácticos» -Roberto Carlos, Figo, Zidane, Raúl y Casillas- a Estados Unidos por primera vez en 2002 para jugar un partido contra la Roma en Nueva York.

Durante la última década el Real Madrid ha disputado una docena de encuentros en Estados Unidos, empujado también por el «efecto Beckham». Los blancos llevan cinco años seguidos cruzando el Atlántico, y en los últimos veranos sus compromisos en el país de las barras y estrellas se han multiplicado, como también el impacto de sus partidos. Esta temporada, por ejemplo, algunos se emiten por la cadena Fox Sports en horario de máxima audiencia. Así será contra el Chelsea esta noche en Miami, penúltimo compromiso de una gira que se cerrará ante el Inter de Milán en Saint Louis, otra ciudad que también verá por primera vez al Real Madrid más global.

Toda la actualidad en portada

comentarios