real madrid

Mourinho dejará que Casillas se vaya en julio si el portero lo desea

Primero es el técnico quien debe decidir su futuro; si se queda, no quiere perjudicar a Íker pensando en el Mundial 2014

tomás gonzález-martín - Actualizado: Guardado en: Real Madrid

El Real Madrid desea que todos sus profesionales se centren en la importancia de alcanzar la final de la Liga de Campeones y aparquen para el día 26 de mayo, un día después de esa final, los intereses personales. Pero hay demasiados en juego. Las filtraciones de una parte (Casillas) provocan las filtraciones de respuesta de la otra (Mourinho y su cuerpo técnico), en un partido dialéctico de alto nivel que tiene el balón marcado. Los supuestos amigos de Casillas (Madrid, 20-5-1981), que muchas veces le perjudican más que ayudan por exceso de celo, manifiestan que el guardameta medita la posibilidad de marcharse en julio si Mourinho (Setúbal, 26-1-1963) continúa en el cargo y mantiene hasta final de temporada su preferencia por Diego López, una opinión que podría continuar la próxima temporada. El portero, con contrato hasta 2017, se encuentra a la espera. Primero debe saber si el técnico sigue en su puesto. El portugués, que tiene contrato hasta 2016 y no ha desvelado su futuro, sí ha devuelto la pelota a su origen. Ha contestado que dejará la puerta abierta, nunca mejor dicho, para que Casillas se vaya si es su deseo. Dice que no piensa perjudicar su carrera con vistas al Mundial de Brasil 2014.

El futbolista meditará mucho su decisión respecto al tramo final de su carrera si el preparador luso sigue como responsable deportivo del Real Madrid. Entró a formar parte de los benjamines del club a los nueve años, en 1990, y es más madridista que otra cosa. Pero sí ha comentado que, si decidiera dejar su casa, «la Premier sería una gran opción». Desde siempre ha expuesto que, de no pertenecer al Real Madrid, le gustaría haber jugado en la Premier. Ahora tendrá que pensar esa posibilidad. Ya no es una quimera.

Novias en la Premier

Arsene Wenger es el primero que se ha interesado por él. El técnico del Arsenal pretende contratar un guardameta de primer nivel para recuperar el potencial internacional del equipo. Íker está en su lista.

El Manchester City también anhela ficharle, en su intención de mejorar las posiciones que no están bien cubiertas. Una de ellas es la de «goalkeeper». Y tiene dinero para ello.

Si Casillas manifiesta que desea marcharse, Ferguson también entrará en la puja. Sir Alex piensa que al cancerbero le quedan tres años al máximo nivel. Y al Manchester United le vendrá bien un arquero de experiencia como contrapunto a la juventud de David de Gea. El United podría convertirse en la propuesta más atractiva. Es otro equipo histórico, con poso, y allí nacería otra leyenda. O continuaría la actual.

Mourinho conoce ese interés de los equipos británicos por el jugador y ha dejado entrever que no pondrá trabas a un traspaso si Casillas lo solicitara.

Tampoco habrá problemas con el presumible precio de una hipotética operación. Íker está bien cotizado en el mercado mundial y se sabe que hay equipos que pagarían 20 millones de euros por un portero al que le quedan cuatro años de contrato en el Real Madrid. Ese sería el tiempo por el que le firmarían.

La opción Roberto

Con esos ingresos, al Real Madrid le sobraría para abordar la adquisición de Roberto Jiménez Gago (Fuenlabrada, 10-2-1986), el portero del Real Zaragoza, que ha estado en la lista del club blanco desde hace dos años. Es un buen aquero, sobrio, seguro.

Las ganancias de Íker tampoco supondrán un problema en una Liga, la Premier, que es la que mejor paga del planeta. Percibe 7,6 millones netos por temporada en la casa blanca. En el fútbol inglés abonaría menos impuestos.

Florentino Pérez desea que se quede. Sabe que es un estandarte y no le gustaría que le rogara un traspaso y tener que hacerlo. Al presidente le desagrada esta polémica generada respecto a su duelo con Diego López. Le considera el mejor portero del mundo. Espera que las aguas vuelvan a su cauce. Asume que esto es un combate dialéctico de florete previo a la hora de la verdad. Íker suelta lastre para observar reacciones. Mourinho recoge redes y deja claro que no frenará su deseo de ser titular en otro equipo para mantenerse en plena forma y disputar el Mundial 2014. Comprende que resta un año para esa Copa del Mundo y Casillas desea jugarla como campeón. El capitán quiere defender el titulo. Un año antes de esa cita, no es titular en el Madrid. Su futuro depende del porvenir de su entrenador.

Toda la actualidad en portada

comentarios