real madrid

La enésima resurrección de Kaká

Actualizado:

Sí, 65 millones pesan sobre sus espaldas como losas, pero este jugador no se rinde. A Kaká le han enterrado ya cien veces, y esta vez parecía la definitiva. Tras varios años pasando temporadas en las que jugaba bien un partido y mal cinco, cuando los jugaba, esta campaña, después de que todos les dieran ya por ex madridista, ha conseguido hilvanar tres encuentros a un buen nivel primero, luego a muy bueno y finalmente a excelente.

Y esta vez sí que olía a fiambre blanco. Cuando Mou le cogió a principio de temporada y le dijo que se buscase equipo, ya estaba listo, en el mercado de invierno intentaron venderle sin éxito y finalmente el Bernabéu le dio carpetazo en el partido de Pamplona cuando salió pocos minutos y fue expulsado de la manera más tonta. Eso era el final, finiquito y puerta. La tremenda puesta en escena de Cristiano Ronaldo y el afán de renovación del Bernabéu no hizo más que darle un empujón hacia la puerta de salida. Se necesitaba su sueldo para tentar a CR.

Pero Kaká no se rinde. Los partidos ante el Sevilla, Rayo y Deportivo, jugando de menos a más, han ido levantando la fe de los aficionados madridistas y la suya propia: “He podido ayudar de manera activa. Estoy feliz porque es el segundo partido consecutivo con aplausos. Tal vez sea el entrenamiento y el esfuerzo, que están dando sus frutos. Sigo luchando y creo que puedo ayudar y aportar mucho al equipo, cuando tengo oportunidad lo demuestro. Mourinho me necesita y voy a darlo todo para aportar mi grano de arena al equipo".

Sus cifras no son espectaculares, un solo gol en 15 partidos, siete como titular y ocho como suplente, con solo 531 minutos como titular y 225 de suplente. Sin embargo, lo que le eleva son las sensaciones, esas de que él está mejor que algunos titulares y, sobre todo, que se encuentra en posición de ayudar en estos partidos decisivos. Quizás no será titular, pero está al nivel del equipo. Y llega Old Trafford donde no conviene olvidar que vivió momentos de gloria. Recuerden: uno de los momentos más brillantes de su carrera lo protagonizó precisamente en Old Trafford. Fue en la semifinal de la edición 2006-07, justo un 24 de abril de 2007, cuando firmó un doblete en un partidazo clave para ser nombrado 'Balón de Oro' y que fue el primer paso para meter en la final al equipo 'rossonero', que posteriormente se proclamó campeón en la final ante el Liverpool. Hay quien dice que el gol de la Décima lo marcará Kaká. Pues ojo...