Sorteo ChampionsZidane: «No quiero a la Juventus»

El entrenador francés confiesa que es el rival que más teme de los cinco opciones del sorteo

MADRIDActualizado:

El señorío del Real Madrid quedó anoche honrado. Como ya avisaron Zidane y Sergio Ramos, el conjunto blanco no echó cuenta alguna. Sus primeros sesenta minutos ante el Borussia fueron de lo mejor de la temporada, con el plus de hacerlos ante un rival que dará muchos sustos en lo que resta de competición. Pero el cansancio acumulado del clásico, físico y mental, y la relajación de verse con un marcador de dos goles a favor provocaron un inesperado empate que le mete en octavos como segundo de grupo: «El resultado final ha sido causa de todo un poco. Cuando tienes muchas ocasiones para matar el partido y no lo logras, el rival sigue ahí, con opciones. Quizás los últimos diez minutos no hemos estado tan atentos como debiéramos. Hemos hecho todo lo posible para pasar como primeros, así que ya no hay que darle más vueltas. Estoy muy orgulloso de todo lo hecho en lo que llevamos de Champions», explicó Zidane.

El próximo lunes, en el sorteo que se celebrará en la sede de la UEFA en Nyon (12.00 horas), el Madrid tendrá como posibles rivales a Arsenal, Juventus, Mónaco, Nápoles o Leicester. Sea cual sea el contrario, los blancos tendrán que jugar el partido de vuelta fuera del Bernabéu, y si Zidane pudiese elegir, no desea verse las caras con su exequipo: «No me gustaría que nos tocara la Juventus».

Benzema se reivindica

A pesar del inesperado empate final, el partido de varios jugadores fue notable, con mención especial para Benzema. El delantero francés salió trasquilado del Camp Nou. El elevado nivel general mostrado en el clásico no contó con la colaboración de Karim. Algo apático y sin chispa, una jugada de la segunda mitad en la que tenía la posición ganada dentro del área en opción clara de gol, desaprovechada por su falta de mordiente, le dejó marcado. Es público que el galo no es futbolista de sangre caliente, pero hay situaciones en las que un delantero centro del Madrid tiene que sacar esa mala leche que requiere lucir el nueve en el Santiago Bernabéu: «Cuando escucho debates sobre mis actuaciones tengo que entrenar y mejorar más. Está claro que para mí es importante marcar goles, pero estoy triste por el resultado. El objetivo era ser primero, aunque también es cierto que para ganar la Champions da igual en qué posición pases», explicó Benzema.

Anoche, contra el Borussia Dortmund, el ariete francés le dio a la hinchada lo que demanda de él. Activo y generoso en la presión, e inteligente y feroz en el área. Sus dos goles le colocan, con medio centenar en su hoja de registros, como el séptimo mejor anotador de la historia de la competición, ya por encima de Ibrahimovic y Di Stéfano: «No es fácil meter cincuenta goles en Copa de Europa. Estoy muy contento por él», explicó Zidane.