Real Madrid

Los setenta minutos más complicados de Cristiano

Declaró ante la juez Mónica Gómez durante setenta minutos y expresó su inocencia. «Tened todo pagado correctamente, no quiero problemas», dijo a sus asesores

Actualizado:

Pozuelo de Alarcón se sintió como el pueblo ficticio de Villar del Río que el genio de Berlanga se inventó en «Bienvenido Míster Marshall». Aquella película se rodó en Guadalix de la Sierra. Ayer, Cristiano hizo famoso a Pozuelo durante seis horas, desde las ocho de la mañana hasta la una de la tarde, que conmovieron al planeta. Lo conmovieron porque doscientos periodistas de todo el orbe se concentraron frente al Juzgado número 1 de la localidad madrileña para informar con múltiples conexiones en directo de la comparecencia judicial del mejor jugador del mundo. Allí se escuchaba hablar en chino, el italiano, en inglés, en alemán, en árabe y hasta en arameo. Y al final, nadie vio a Ronaldo. Todas las noticias de la declaración del cuádruple Balón de Oro, aspirante al quinto, no tuvieron resonancia pública en Pozuelo. Las conocimos posteriormente por los contactos periodísticos, por teléfono. Y el futbolista estuvo conciso en respuestas que señalaron a sus asesores como responsables del litigio fiscal por el que se le investiga.

«Ha estado magnífico y claro en su declaración», analizaba el Real Madrid tras conocer al detalle su comparecencia con las personas que estuvieron al lado del futbolista.

«Ha estado magnífico y claro en su declaración», analizaba el Real Madrid tras conocer al detalle la comparecencia de la estrella ante la magistrada

«Yo lo he hecho todo bien y dentro de lo legal», adujo como primera contestación a la magistrada Mónica Gómez Ferrer, ante la acusación del presunto impago fiscal de 14,7 millones de sus derechos de imagen relativos al periodo 2011-2014. «Siempre les digo a mis asesores que tengan todo al día y correctamente pagado, no quiero problemas», precisó a la Fiscalía. El dato clave es que repitió varias veces «no sé» al cuestionarle por empresas creadas en las Islas Vírgenes desde que fichó por el Manchester United.

Cristiano afirma que ha sido utilizado: «La Agencia Tributaria hace esto porque me llamo Cristiano, si no me llamara Cristiano Ronaldo yo no estaría aquí». Lo expuso en dos ocasiones

El jugador, que solo es investigado y no está procesado, manifestó que no conocía las estructuras generadas para cobrar esos derechos de imagen, pero que ha mantenido en España el sistema creado por Chris Farnell, «partner» del Manchester United, desde que el portugués llegó a la Premier en 2003. Y era totalmente legal en el Reino Unido. «Cuando vine al Real Madrid no creé una estructura especial para gestionar los derechos de imagen, continué la que tenía cuando estaba en Inglaterra», argumentó. La pelota quedó claramente a los pies de sus asesores fiscales, que perpetuaron el sistema de cobrar esos derechos saltando desde Gran Bretaña a las Islas Vírgenes para acabar en Irlanda.

Sus asesores serán citados

El portugués respondió a todas las preguntas y dejó claro que sus pagos a Hacienda eran responsabilidad de los gestores de su dinero. No podía concretar asuntos que se le cuestionaban porque desconocía los detalles técnicos. La magistrada Mónica Gómez Ferrer, en consecuencia, se dispone a citar a declarar a Carlos Osorio, su abogado de confianza en Portugal; Luis Correia, sobrino de Jorge Mendes; y el mencionado Chris Farnell, el británico que monta los sistemas de los derechos de imagen a los profesionales del United.

Ronaldo deja el litigio a los pies de sus asesores: «No sé nada (de sociedades en Islas Vírgenes). Cuando vine a España mantuve la estructura de mis derechos de imagen en Inglaterra, con los abogados que me recomendó el Manchester»

Es posible que la magistrada también convoque a Jorge Mendes, apoderado de la estrella del fútbol, que ya acudió a este Juzgado el 27 de junio por el caso Falcao. Cristiano subrayó, sin embargo, su inocencia en este litigio: «Jorge es mi representante, se ocupa de mis contratos, pero no se encarga de mis asuntos fiscales». Eso mismo dijo el agente ante la Justicia cuando fue llamado a declarar hace cinco semanas.

Exculpa a Jorge Mendes: «Es mi representante, se ocupa de mis contratos, pero no se encarga de mis asuntos fiscales»

«Todos tenemos que declarar y pagar impuestos según nuestros ingresos, jamás he ocultado nada ni he tenido intención de evadir impuestos»

El momento más caliente del cara a cara de Ronaldo con la Justicia se produjo cuando consideró que era utilizado como Borrell hizo con Lola Flores hace décadas. «Hacienda hace esto porque me llamo Cristiano, si no me llamara Cristiano Ronaldo yo no estaría aquí». Mónica Gómez le respondió: «No se equivoque, aquí se ha sentado gente llamada Antonio Pérez, personas anónimas, al igual que se ha sentado usted». El astro del balón insistió en ser utilizado: «Si no me llamara Cristiano no estaría aquí». Y se acabó ese debate para profundizar en el caso que les reunía en Pozuelo.

La denuncia contra el mejor futbolista del mundo se ciñe en la fiscalidad del dinero cobrado por Ronaldo en 2014 ante la cesión de sus derechos de imagen correspondientes a diez años, desde 2011 a 2020. El jugador hizo la declaración de la renta en 2014 y abonó entonces los impuestos de esos cuatro primeros años de derechos, de 2011 a 2014. Hacienda opina que debió pagar esos impuestos anualmente, no de golpe.

Entrego al fisco todas mis cuentas

El delantero pasó al ataque: «Hacienda conoce en detalle todos mis ingresos, porque se los hemos entregado. Jamás he ocultado nada ni he tenido intención de evadir impuestos. Siempre hago mis declaraciones de impuestos de manera voluntaria, porque pienso que todos tenemos que declarar y pagar impuestos de acuerdo a nuestros ingresos».

Fue en ese instante fundamental de su intervención cuando dejó una declaración contundente que señalaba a quienes llevan sus cifras. «Quienes me conocen saben lo que les pido a mis asesores, que lo tengan todo al día y correctamente pagado porque no quiero problemas». Aviso a navegantes.

El futbolista se mostró «satisfecho» por su declaración, pues no se considera «culpable de nada» ni piensa que haya hecho algo malo. Y solicitó que se deje trabajar a la Justicia sin presiones. «Creo en la Justicia y espero que, también en este caso, haya una decisión justa. Y con el fin de evitar presiones innecesarias o de contribuir a un juicio paralelo, no volveré a hacer declaraciones sobre el asunto hasta que no se produzca dicha decisión».

Ahora, la magistrada realizará las citaciones pertinentes para escuchar a los asesores e intentar obtener datos sobre ese sistema de pago, y después emitirá su veredicto. Cristiano pagará al instante si es procesado.