Real MadridKiko Casilla, capítulo dos

El tarraconense espera volver a ser titular en la Liga, como sucedió ante el Levante hace un mes, con el fin de mantener su ritmo de competición

Actualizado:

Zidane volverá a dar la alternativa a Kiko Casilla en la Liga. Le concedió la titularidad el 9 de setiembre, ante el Levante, en otro viaje maratoniano de Keylor con su selección de Costa Rica. Ahora, la historia se repite. El técnico tenía previsto dar el puesto de nuevo al cancerbero catalán desde que Navas viajó otra vez a Costa Rica para disputar otros dos partidos clasificatorios del Mundial de Rusia. Casilla ha entrenado en Valdebebas con el francés durante dos semanas y se merece jugar con el Real Madrid.

Keylor ha vuelto tocado, pero el guardameta tarraconense iba a jugar de todas las maneras. El costarricense se cuida para reaparecer el martes ante el Tottenham.

Casilla debutó esta temporada frente al Levante, 1-1, el 9 de septiembre; ahora busca su primera victoria de la temporada

Kiko Casilla ha cubierto bien el puesto cuando se le ha dado la oportunidad. Ahora tiene otra. Son dos veteranos en la portería que contrastan con la juventud del plantel. Pero es una posición que exige experiencia. Ver cara a cara a Kiko sorprende. Casi asusta. Un portento físico de casi dos metros de altura (1,91), 84 kilos y con las piernas más arqueadas que uno pueda imaginarse. Debe fundirse el exterior de las suelas de los zapatos cada semana. Esos dos metros de guardameta son un pedazo de pan. Francisco Casilla Cortés, Kiko Casilla en el orbe futbolístico, tarraconense de Alcover, es uno de los futbolistas más queridos de la plantilla del Real Madrid. Fichado para la cantera blanca en el año 2000, cuando tenía 14 años, permaneció en la casa durante siete, hasta que fue contratado por el Español. Regresó al club madrileño hace dos temporadas como integrante del primer equipo. Y se ganó el respeto de todos. En la treintena, nunca ha intentado ser egoísta y pensar solo en su futuro personal. Los capitanes elogian su apoyo a quienes juegan en los momentos difíciles.

El tarraconense disputará la Copa y tendrá algunos partidos en Liga y en Champions; la campaña anterior la cerró con 19 encuentros oficiales

Casilla fue titular en el primer tramo de la pasada campaña, cuando el cancerbero costarricense tuvo que recuperarse durante cuatro meses de la operación de talón de Aquiles a la que se sometió nada más ganar la Champions al Atlético en Milán. El catalán conquistó como titular la Supercopa de Europa ante el Sevilla en Trondheim. Y se asentó en la portería. Después, el regreso de Keylor a su mejor forma devolvió a Casilla a la reserva.

El catalán sumó diecinueve encuentros oficiales a lo largo de la pasada campaña. Buena cifra para ser suplente. Asumió de nuevo su rol como segundo arquero. Con Casilla nunca habrá problemas, porque no los crea. Es un jugador de equipo, de club. Genera el mejor ambiente en el plantel y en la competencia por la portería. Para Zidane es magnífica esa competitividad positiva, que siempre da prioridad al grupo. El seguidor veterano observa todo lo que sucede en su equipo y destaca esa calidad humana de apoyar al equipo y no pedir cuotas personales. Su envergadura le permite evitar muchos remates aéreos con sus salidas. Y lo que más sobresale en sus actuaciones son sus reflejos, una virtud difícil de conseguir cuando se pesan 84 kilos y se mide 1,91. El Real Madrid le recuperó hace dos años porque fue el portero que realizó más paradas en las dos campañas precedentes, al frente del Español.

A Casilla le gustaría disfrutar de otra veintena de encuentros como mínimo durante este curso. Zidane piensa darle protagonismo una o dos veces al mes. La Copa será suya. Jugó ante el Levante (1-1). El sábado, en Getafe, espera jugar su segundo partido de la temporada. Y su primera victoria del curso.